Estrategia&Negocios. Portada Impresa 208
Contactos
Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-04-11

Depositantes de Balboa Bank & Trust en una encrucijada

Una de las opciones para los cuentahabientes implica que tendrían que sacrificar hasta un 30% de depósitos para que lograr la venta del banco.

Por La Estrella de Panamá

Los depositantes del Balboa Bank & Trust, incluido en la ‘Lista Clinton', se enfrentan hoy a la encrucijada de perder el total o parte de los dineros colocados como depósitos en la entidad bancaria que es sujeto de sanciones por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés).

La encrucijada se centra en que la única oferta en firme para la compra del banco que hay actualmente no alcanza para cubrir US$80 millones en depósitos y US$50 millones en inversiones de los accionistas.

El 5 de mayo de 2016, la OFAC del Departamento del Tesoro estadounidense incluyó al banco en la denominada ‘Lista Clinton' por sus nexos con Nidal Waked, acusado de lavado de activos.

El 7 de abril de 2017 expiró la última licencia que permitía al banco mantener relaciones comerciales, financieras o de servicios con empresas y ciudadanos estadounidenses. La negativa de las autoridades estadounidenses a extender este permiso para operar afecta a los cuentahabientes, aunque estos no tienen vínculos con las acusaciones de supuesto lavado de dinero que recaen sobre el tesorero del banco, Nidal Waked.

El proceso de venta se ha complicado por una serie de imposiciones de la OFAC. Inicialmente, trece bancos estaban interesados en la adquisición de Balboa Bank & Trust, pero a la fecha, solo BCT de Costa Rica terminó dispuesto a adquirirlo.

El reorganizador desarrolló un proceso de oferta para motivar el interés de compradores. Sin embargo, ‘ningún banco quiere heredar un problema y donde escuchan el nombre de OFAC se perdía el interés', explicó una fuente cercana ligada al proceso de reorganización.

Al no existir competencia hubo que conformarse con la oferta del único proponente. El precio ofertado no implica ganancia para los accionistas, es decir, que pierden todo su capital. La compra involucra una pérdida de US$130 millones , reiteró la fuente.

En este escenario, la venta estaría condicionada a la disposición de los cuentahabientes mayores que tendrían que reducir hasta un 30% de sus depósitos.

Lo difícil en este proceso es conseguir que estos depositantes acepten la propuesta, lo cual tendrían que hacer por escrito.

De esta forma se permitiría una compra que asegure el cobro del porcentaje que ellos mismos se establezcan en un periodo de tres meses, o hasta que se venzan los términos de los plazos fijos.

Otra de las opciones que también se baraja es que los mayores cuentahabientes dispongan sus depósitos o parte para adquirir las acciones del banco; es decir, que se conviertan en inversionistas.

Hasta el momento un grupo de depositantes está dispuesto a convertir sus depósitos en capital para adquirir el banco por esta vía. El reto aquí es alinear suficientes depositantes con el mismo interés para diseñar la operación que permita alcanzar el valor del banco y lograr ese propósito a corto plazo.

Esta propuesta debe estar acompañada de un plan de negocios y debe identificar el grupo que administraría la institución. Ambas cosas deben ser aceptables a la Superintendencia de Bancos de Panamá y a la OFAC.

Los nuevos propietarios deberán también establecer una relación con un banco corresponsal para efectuar las transacciones en el extranjero, con las dificultades que esto implicaría por el perjuicio a la imagen acarreada por los señalamientos hechos por la OFAC. La SBP debe, además, realizar una investigación previa de los nuevos accionistas.

Otra de las opciones que se contempla es la intervención del Gobierno panameño.

Las autoridades podrían gestionar para que el Banco Nacional compre las acciones de Balboa Bank & Trust, considerando que lo que le ocurra afecta de forma negativa la imagen del sistema bancario nacional. Hasta ahora, según conoció La Estrella de Panamá , el banco estatal panameño no ha mostrado interés en la adquisición de Balboa Bank & Trust.

El último camino sería la liquidación forzosa. Este proceso, sin embargo, implicaría un riesgo mayor para los depositantes más grandes.

En el caso de darse la liquidación forzosa por orden de prelación de pagos, los depositantes menores de US$10.000 cobrarían primero. El resto de los depositantes dependería del alcance de los activos.

De acuerdo con el Artículo 167 de la Ley Bancaria, las obligaciones del banco serán pagadas durante la liquidación en el siguiente orden: los depósitos nuevos que se constituyan durante el período de reorganización, los depósitos de diez mil dólares o menos, las prestaciones laborales, las cuotas obrero patronal de los empleados, los tributos y las tasas de servicios públicos y, en última instancia, los depósitos y otras obligaciones.

Esta salida sería también larga y complicada. Esto implica que el liquidador debe cobrar todos los préstamos morosos y créditos bancarios para cancelar los compromisos, con la dificultad de que muy pocos querrían comprar el producto de un banco incluido en la ‘Lista Clinton' por lavado de activos.

Depositantes se sienten con poco respaldo

En una nota enviada ayer al presidente panameño Juan Carlos Varela, los depositantes de Balboa Bank aseguran sentirse poco respaldados por las autoridades que por derecho constitucional deben proteger la vida, honra y bienes de los nacionales.

El documento plantea que no han tenido información del comprador, del proceso de reorganización, de los balances financieros ni de las negociaciones con OFAC.

‘Se nos dice que tenemos hasta el lunes para firmar estos documentos o de lo contrario solicitarán la liquidación del banco donde nos aseguran perderemos más del 50% de los fondos depositados en el mismo', añaden los cuentahabientes.

‘Los fondos congelados pertenecen a los depositantes de Balboa Bank &Trust y OFAC no se los puede robar',

Noticias Relacionadas
Envía tu comentario