Estrategia & Negocios. Portada impresa 205
Contactos
Claves Del Día
Fecha de publicación: 2016-11-22

Cómo definir tu propósito con claridad

La búsqueda de un propósito o misión en la vida se ha convertido en uno de los esfuerzos más importantes de los jóvenes en la generación conocida como “millennials”, que se refiere a las personas nacidas entre 1980 y 2000. Muchos saltan de trabajo en trabajo o de oportunidad en oportunidad sintiendo que todavía no han encontrado lo que buscan.

Por Hugo Díaz*

En mi opinión, el problema puede estar en cómo se define dicho propósito. Es común definir el propósito en términos de una meta o un tema específico; por ejemplo, emprender o tener mi propia empresa, incursionar en política o llegar a ser presidente o tener una familia, entre otras. La desventaja de esta perspectiva es que está limitada a un contenido específico. Si se indaga con mayor profundidad, es posible llegar a definir tu propósito en términos de un proceso. De esta manera, existirán más opciones de vivir tu propósito y las oportunidades de hacerlo serán más evidentes.

En mi caso, por mucho tiempo definí mi propósito alrededor de temas de emprendimiento: tener mi propia empresa, ayudar a emprendedores a conseguir capital de inversión o construir un ecosistema de emprendimiento en mi país. Cómo todas esas cosas están relacionadas de una u otra forma, me pareció que cada vez que evolucionaba y/o me involucraba en otra actividad simplemente estaba puliendo el concepto. Con el pasar del tiempo y con un análisis más profundo, me di cuenta que en realidad lo que he estado haciendo todo este tiempo es conectar personas con conocimiento y oportunidades de crear valor.

A veces esa persona soy sólo yo, otras veces involucro a muchas personas más, pero en esencia, siempre he estado haciendo lo mismo; y es cuando hago esto que me siento realizado. Darme cuenta de esto me ha permitido tomar decisiones más fácilmente en cada aspecto de mi vida. Descubrí que emprender es una de las formas en que creo valor, pero hay muchas otras. Entendí porque me siento realizado en actividades no relacionadas con emprendimiento; cómo cuando conecto con otros padres de familia buscando ser mejores padres o utilizó la tecnología para facilitar la distribución de contenido que ayuda a pacientes a mejorar su salud.

Empleo este ejemplo para ilustrar cómo el definir un propósito personal en términos de proceso puede brindar una perspectiva más clara sobre todas las opciones que hay para vivir dicho propósito. Esta claridad puede permitir un mejor enfoque y mayor intencionalidad con las diversas actividades en las que nos involucramos día a día.

Si todavía estás buscando definir tu propósito o si ya tienes una idea pero no estás convencido(a) de que está claramente definida, vale la pena preguntarte: ¿en qué actividades utilizas tu talento natural y te sientes realizado(a)?, enumera varias actividades en distintas áreas de tu vida y luego pregúntate ¿Qué tienen estás actividades en común? o ¿puedo identificar un patrón en el proceso para llevarlas a cabo? Trata de llegar al fondo del porqué te llenan esas actividades y cuál es la esencia de lo que haces en cada una de ellas.

Una perspectiva de propósito ampliada te puede dar mayor libertad para ser quien quieras ser y llegar más lejos; si antes pensabas que “el cielo es el límite” tal vez descubras que es el espacio…

*Director de UFM Acton MBA

Noticias Relacionadas
Envía tu comentario