Claves Del Día
Fecha de publicación: 2016-11-11
travel bags and airplane in sky

Modelo de bajo costo agita más el mercado de las aerolíneas

Ante variables difíciles de cambiar, como el nivel del dólar, las tarifas de las concesiones aeroportuarias y la desaceleración de la economía, entre otros, el modelo de bajo costo es la ruta que se impondrá para que las aerolíneas de la región.


Por El Tiempo

Representantes del sector señalan que bajo el esquema tradicional las posibilidades de crecimiento y de obtener desempeños similares a los del pasado son limitadas, por lo cual la búsqueda de ahorro de costos operativos para trasladarlos a las tarifas a los viajeros es una salida con la que se busca cautivar a quienes aún no se han subido a un avión, o a quienes se estrenaron hasta hace poco y quieren repetir.

El director Ejecutivo de Latam Airlines Colombia, Fernando Poitevin, señala que, bajo este entorno, todavía hay un gran mercado potencial, toda vez que mientras en América Latina el índice de vuelos por persona es de 0,5 viajes al año, en países más desarrollados el número llega a los 2 viajes anuales.

En el caso de esta firma, que no es de bajo costo pero que adoptará prácticas del modelo para los vuelos de corto alcance, se revisó que es lo que valora cada tipo de viajero y se dará la opción de elegir por qué quieren pagar. “Eso nos permite ofrecerles opciones más baratas, porque eventualmente van a viajar solo con maleta de a bordo, no pagar por un asiento específico y no pagar un adicional para acumular millas”, indicó.

Por ello, tras el crecimiento de Viva Colombia, que entre el 2012 y el 2015 logró conseguir una participación del 13%, firmas como Wingo, de Copa Airlines, la misma Viva Colombia con la creación de su filial en Perú y Latam Airlines buscan capitalizar un mercado que aún no está cautivo.

Gran potencial

De acuerdo con Fernando Poitevin, hay un segmento que es muy sensible al precio, que está dispuesto a incrementar su frecuencia de viaje, o hacerlo si no lo ha hecho, y este es el mercado que más va a crecer en los próximos años.
No en vano la compañía apunta a que, con la nueva estrategia, deberá crecer un 50 el número% de pasajeros en los próximos cuatro o cinco años.

“No nos sorprende lo que hizo Wingo o que Viva Colombia siga con su plan de expansión”, señala el directivo, quien revela que el cambio se planeó desde enero, y es más estructural porque no responde a la coyuntura de este año, sino a las necesidades de los próximos cinco o 10 años.

Frente a la tendencia, la aerolínea Avianca indicó que más allá de la denominación ‘de bajo costo’, lo que hay y debe haber son aerolíneas eficientes y de alta competitividad, capaces de estructurar productos y servicios adecuados a las necesidades de los diferentes nichos de mercado.

Por su parte, Gilberto Salcedo, director Ejecutivo de la Asociación Colombiana del Transporte Aéreo (Atac), señala que, en un momento como el que vive el país, el modelo de bajo costo es mucho más adaptable y permite seguir por la senda de crecimiento, ya que cifras internacionales estiman que se pueden generar ahorros adicionales entre el 20% y el 40% frente a una aerolínea tradicional.


Según la Aeronáutica Civil, en el mercado local el volumen de pasajeros que usaron líneas de bajo costo pasó del 0 por ciento en el 2011 al 9 por ciento en el 2013, y se estima, según Atac, que cerrará en el 13 por ciento este año, mientras que en viajeros el porcentaje será del 11%, tras estar en el 5% en el 2011.

Necesidades diferentes

Aunque contempló la idea de tener una nueva marca de bajo costo, la decisión de esta compañía fue adoptar características del modelo de bajo costo para vuelos de corto alcance.

El director Ejecutivo de Latam Airlines Colombia, Fernando Poitevin, explica que un mismo cliente puede tener dos comportamientos distintos. Por ejemplo, un día puede volar con su empresa y tiene una expectativa, una necesidad y una disposición a pagar más, pero ese mismo pasajero, cuando visita a su familia, tiene otras posibilidades, necesidades y conductas de consumo.

“Vamos a atender pasajeros de negocios, viajeros frecuentes con intereses en servicios más completos, pero vamos a lograr acceder a un cliente al que hoy no estamos accediendo, porque debe pagar por la ubicación o por tener millas”, sostuvo.

Wingo, el plan de Copa

Tras reducir su operación en Colombia, la panameña Copa Airlines anunció a mediados de octubre la llegada de la aerolínea Wingo, para competir en un mercado que domina Viva Colombia. La intención, según dijeron sus directivas, es sumar 85.000 sillas mensuales con 20 vuelos diarios.

En ese momento, Catalina Bretón, líder estratégica de la empresa, señaló que “se ha demostrado que cuando aerolíneas de bajo costo entran a un país, no solo toman un pedazo de la torta sino que hacen que aumente el tamaño de la misma”.

Del total de aerolíneas internacionales que operan en el país, tres le apuestan a este mercado: InterJet (México), Jet Blue y Spirit (Estados Unidos).

Viva Colombia se expande

Tras pasar a ser controlada por el grupo irlandés Ireland Aviation (tiene el 75 por ciento de las acciones), que ha desarrollado aerolíneas de bajo costo en varios países, el más reciente paso de Viva Colombia fue anunciar su llegada a Perú en el primer semestre del 2017, con la marca VivaAir Perú, que prevé operar siete rutas, partiendo desde Lima a Cuzco, Arequipa, Iquitos, Piura, Tarapoto, Trujillo y Chiclayo. La firma prevé reducir hasta en 50 por ciento el costo por trayecto.

Así son los rasgos del esquema de negocio

Según la Asociación del Transporte Aéreo de Colombia (Atac), una aerolínea de bajo costo generalmente ofrece bajas tarifas a cambio de suprimir muchos de los servicios tradicionales a los viajeros.

Entre los servicios que son removidos para ofrecer mejores tarifas están las comidas y bebidas, la selección de la silla y el beneficio de transportar de forma gratuita el equipaje en bodega.

Además, son firmas que tienen rutas punto a punto, usan aeropuertos secundarios buscando menores tarifas de operación (una condición que no se aplica en Colombia), principalmente operan rutas de distancias cortas y usan una flota estándar para tener menores costos de entrenamiento y mantenimiento de equipos.

Igualmente, tienen precios homogéneos, mientras las aerolíneas tradicionales ofrecen varios tipos de niveles tarifarios y su esquema de ventas es directo, para no incurrir en costos de comisión ni en pago a las agencias de viajes. Un informe que fue divulgado en el 2014 por Boeing, fabricante estadounidense de aviones, señala que al mirar las sillas de bajo costo disponibles por kilómetro en el mundo, se evidencia que estas pasaron de ser el 7% en el 2003 al 16% en el 2013 y se calcula que frente al 2003, la participación se triplicará en el 2033.

RELACIONADAS