Finanzas
Fecha de publicación: 2018-06-17
Young girl have problems with her credit card till shopping online

25 errores financieros que debes evitar a toda costa

No nos vamos a engañar: por desgracia, la gente sabe poco o muy poco de economía. Y esta escasa formación conduce de forma inevitable a la toma de pésimas decisiones económicas con consecuencias que a estas alturas de la vida ya todos conocemos.

Por elblogdelsalmon.com

Tampoco es la primera vez que afirmamos que aprender economía es fundamental. El motivo es bien sencillo: el dinero va a estar entrando y saliendo de tu bolsillo hasta el mismísimo día de tu muerte. ¿No será mejor saber gestionarlo tú mismo en lugar de depender de otros para que lo hagan por ti?

En el fondo, gestionar una economía doméstica es extremadamente sencillo. Solo hay una regla: no gastes más dinero del que ingreses. Sin embargo, esto es fácil de decir pero no tan fácil de poner en práctica, sobre todo si comienzas a acumular un error financiero tras otro.

La sucesión de malas decisiones económicas puede convertir a una economía saneada en una economía arruinada. Aprender a evitarlos es fundamental para salir de la carrera de la rata que impide a muchas personas llegar a final de mes con dinero ahorrado. Lógicamente, la única forma de evitar estos errores es conociéndolos de antemano. Y precisamente esa es la razón de este artículo.

Cosas que no debes hacer con tu dinero
1. Gastar más dinero del que ingresas. Lo volvemos a repetir porque es fundamental. Has de adaptar tu estilo de vida a tu nivel de ingresos, y no al revés.

2. No ahorrar cada mes al menos el 20% de tu salario. Si tu objetivo es alcanzar la libertad financiera yo te diría que la tasa de ahorro debería ser al menos el doble de esta cifra.

3. Financiar con deudas compras no urgentes que deberías pagar con el dinero que has ahorrado previamente. Has de aprender a combatir la inmediatez.

4. Tener varias tarjetas de crédito y usarlas todas en modo revolving para lo que llamas de forma equivocada "gastos inesperados" o “emergencias”.

5. Comprar una casa mucho más cara de lo que realmente puedes permitirte con una hipoteca a 30 o 40 años que te esclavizará hasta el día de tu jubilación.

6. Renovar tu coche cada 4-8 años con la excusa de que si esperas más este perderá valor residual. No te engañes, el que pierde dinero haciendo esto eres tú.

7. Cambiar de smartphone cada 2 o 3 años y financiar con tu operadora telefónica los más de 700 euros que cuesta. Eso sí, en cómodos plazos sin intereses.

8. No empezar a invertir tus ahorros por miedo a que “pase algo” y pierdas el dinero que tanto te ha costado ahorrar. Déjate de excusas y empieza a leer por aquí.

9. No contar con un seguro de vida. Como suele decirse, mejor tenerlo y no usarlo que necesitar usarlo y no tenerlo.

10. No planificar tus gastos con un presupuesto. Lo de vivir a lo loco como si no hubiese un mañana lo dejamos para los adolescentes.

11. Comprar cosas que sabes que no necesitas o para las que existen alternativas más baratas e igual de válidas simplemente porque crees que te darán mayor status.

12. Olvidar las fechas de renovación y de pago de los distintos seguros que tienes contratados (vida, hogar, coche, deceso…). Hombre previsor vale por dos.

13. No revisar como mínimo una vez al año los precios con tus proveedores de electricidad, telefonía, internet, seguros…

14. Preocuparte más por pagar la educación de tus hijos que por ahorrar para cuando llegue tu jubilación.

15. Creer en el concepto de “dinero rápido” y considerarte un fracasado por no ser capaz de conseguirlo. Internet y los marketers de moda está haciendo mucho mal en este sentido.

16. Creer que necesitas más y más cosas en lugar de tomar la decisión firme de adoptar una vida minimalista.

17. No aprender un poco de economía cada mes. El acceso a la información hoy en día es bestial. Y tú sentado en el sofá.

18. Comer fuera de casa en bares y restaurantes más veces de las que deberías. Ojo, no te digo que no lo hagas nunca, que también hay que disfrutar, pero controla.

19. Creer que si ganases más dinero se solucionarían todos tus problemas, cuando tu verdadero problema no son tus ingresos, sino tus gastos.

20. No saber el saldo exacto de tus tarjetas de crédito. Este error puntúa doble si justo en este momento tampoco sabes el saldo exacto de tu cuenta corriente.

21. No darle importancia a los gastos hormiga, como el café en el bar o la botella de agua de la máquina de vending de tu oficina. ¿Has calculado lo que suman en un año?

22. Usar tu vehículo más a menudo de lo que deberías y además conducirlo de manera ineficiente.

23. Pagar una cuota mensual o anual por membresías que realmente no utilizas. Por ejemplo, el gimnasio o Netflix.

24. No hablar abiertamente de dinero con tu pareja y con tus hijos al menos una vez al mes.

25. No ponerte en manos de un asesor si has llegado a la conclusión de que tu situación financiera es insostenible y no tienes ni idea de cómo solucionarla.



RELACIONADAS