Finanzas
Fecha de publicación: 2017-09-16

El bitcoin ya acumula una caída del 40%

La criptodivisa cayó debajo de la marca de los US$3.000 luego de nuevas regulaciones en China y de una tendencia a regular su transacción.

Por El Economista

La cotización del bitcoin ha superado en los últimos tiempos correcciones de una envergadura similar antes de retomar su rally. Pero en esta ocasión se produce en medio de un contexto más adverso, caracterizado por la creciente presión ejercida por parte de los reguladores.

La desbandada predominante desde que alcanzar sus máximos históricos a comienzos de septiembre se acelera en las últimas horas del viernes. Desde la sesión del jueves superó por momentos el 20% de caída. Como consecuencia de este varapalo adicional, al cierre del viernes registro mínimos por debajo del umbral de los US$3.000.

Hace menos de dos semanas, el pasado 2 de septiembre, la cotización de la divisa virtual volvió a sorprender con nuevos récords históricos, al filo de los US$5.000. Desde que rozara este nivel acumula un desplome del 40 por ciento.

La oleada de ventas ha alcanzado también a otras divisas virtuales, y en especial al ethereum. El 'nuevo bitcoin' también acumula cerca de un 40% de desplome desde el pasado 2 de septiembre. En sus caídas se desinfla hasta el umbral de los US$200, muy lejos de los cerca de los US$400 que alcanzó a comienzos de este mismo mes.


Subidas de triples dígitos

La conquista de los US$5.000 en el rally del bitcoin suponía prácticamente cuadruplicar la cotización de un activo clásico como el oro (al borde hoy de los 1,330 dólares la onza). Los partidarios del bitcoin lo ensalzan de hecho como un activo refugio, a pesar de la extrema volatilidad que registra la criptodivisa, hasta el punto de catalogarlo como 'el oro del siglo XXI'

El espectacular aumento registrado desde el inicio del año permite que aún presente revalorizaciones de triples dígitos, próximas al 300%, en el balance de 2017. En sus mínimos del año, el pasado 12 de enero, tocó los US$751.

La escalada hasta el entorno de los US$5.000 elevó por encima del 400% la subida del bitcoin desde el inicio de enero. El porcentaje superaba el 2000% si se toman como referencia los niveles con los que cotizaba hace dos años, en septiembre de 2015.


China y los reguladores

El vuelco bajista en la cotización del bitcoin tras pulverizar sus récords se produjo como respuesta a la decisión de la autoridades de China de prohibir las financiaciones a través de colocaciones de bitcoins, las denominadas Initial Coin Offerings (ICOs).

El boom de estas vías de financiación había elevado su importe por encima de los 2,000 millones de dólares únicamente en China y sólo desde el inicio de este año, según datos de Cryptocompare. De acuerdo con la nueva normativa planteada por el banco central chino, emprendedores y sociedades deberán llegar a acuerdos para devolver estos fondos.

En meses anteriores, en pleno rally del bitcoin, el mercado chino llegó a acaparar más del 90% de las negociaciones de la divisa virtual.

El cerco de China al bitcoin continúa. Las caídas en la cotización de la criptomoneda se aceleraron en sesiones anteriores al extenderse el rumor de que el gigante asiático estaba planteándose el cierre de las plataformas chinas de negociación del bitcoin. Desde el día de ayer al menos dos de estas plataformas, BTCChina y ViaBTC, han comunicado que dejarán de operar a finales de este mes.

Coincidiendo con los primeros cierres de plataformas de negociación, las autoridades chinas han insistido hoy en una conferencia en Shanghai en la necesidad de un consenso entre los reguladores globales para supervisar el auge de las divisas virtuales.

Esta misma semana el Banco de Inglaterra también llamó la atención sobre los peligros derivados del boom del bitcoin. La Financial Conduct Authority (FCA) no dudó en calificar las financiaciones a través de criptomonedas (ICOs) como "inversiones especulativas" por su "alto riesgo".

Las advertencias de la FCA británica incluían un reconocimiento de las limitaciones a la hora de 'supervisar' operaciones con divisas virtuales, al añadir que algunas de estas ICOs se quedan "fuera del espacio regulado".

Al margen de los reguladores, esta semana han alcanzado gran eco las declaraciones de uno de los banqueros más poderosos de EE.UU. El consejero delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, manifestó que el bitcoin es un "fraude" peor que la burbuja del tulipán, al tiempo que señaló que "si tuviera un trader que operase con bitcoin le despediría en un segundo".

RELACIONADAS