UniqMag

El chip prodigioso

Por Daniel Zueras

Establishment Labs nació casi por inercia familiar. Su gerente general y fundador, Juan José Chacón, viene de una familia de cirujanos plásticos, y desde niño entraba a observar a la sala de operaciones.

Apasionado de la innovación, Juan José veía que los dispositivos médicos eran “bastante rudimentarios” y que ahí había un área de oportunidad. “Por un simple tema de benchmarking ya sabías que estabas en una industria durmiente, y allí vimos la oportunidad”, apunta Chacón.

Ese afán por la innovación ha llevado a la empresa a estar en la vanguardia mundial, y le llevó a aliarse con otra empresa estadounidense, VeriTeQ Corporation, y lanzar unas prótesis mamarias de avanzada, las Motiva Implant Matrix, con un microchip integrado que garantiza la seguridad del dispositivo y el acceso a la información de la trazabilidad del producto.

El número de identificación se liga, por medio de una base de datos, a toda la información del implante y de la paciente, creando un sistema de seguridad que no existía antes, y Chacón pone como ejemplo el problema que se dio en Francia con los implantes PIP.

Cada vez más la gente lleva puestos más dispositivos androides y eso va a continuar: rodillas, caderas, “y es hora de que le pongamos un nivel de tecnología mayor. Fuimos los primeros en hacerlo. Ellos llegaron a nosotros con el microchip pero sin saber cómo integrarlo al implante. Nosotros aportamos el conocimiento para convertir esto en algo funcional”, explica el gerente general de Establishment Labs.

Así, se realizó una patente conjunta con la gente de VeriTeQ, con lo que las demás compañías que quieran tener acceso a esta tecnología “tendrán no solo que pagar sino que se estará comprobando que somos los líderes en este mercado”, añadió.

En caso de rotura de los implantes que traen el microchip, estos cuentan con una garantía extendida de la británica seguros Lloyd’s, de Londres.

Desde que venden sus dispositivos con chip, el precio promedio de los mismos ha aumentado un 30%. En la actualidad exportan a 50 países, siendo Europa su mayor mercado, especialmente en Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, República Checa, Eslovaquia y Austria.

Otro de los lugares en los que tienen una fuerte presencia es Japón, y además están presentes en toda América Latina.Por el momento no han llegado a EE.UU., debido a que la FDA (US Food and Drug Administration) puso una barrera de entrada muy alta y costosa.

Se trata una decisión económica. “¿Quiero o no gastar los US$30 millones que me cuesta el estudio clínico para entrar? La gran mayoría de las empresas dice no. Nosotros sí netestamos en camino para lograr ese hito, pero es un camino de cinco a siete años. Somos realistas y sabemos que no lo vamos a lograr en el corto plazo, pero nuestro proceso ya cumple con las normas FDA.

Es un tema de financiamiento y de llevar a cabo ese estudio clínico de seguimiento de 1.000 pacientes a través de cinco años”.Para cuando llegue el momento de entrar a EE.UU., Establishment Labs ya está en proceso de búsqueda una alianza estratégica con una compañía estadounidense, “porque nos parece que es un mercado que aunque ofrece muchísimas posibilidades, no debemos entrar solos sino de la mano de un partner local fuerte.

Por dicha hay muchas compañías que están viendo nuestra tecnología como una forma de adquirir una ventaja competitiva que no tienen actualmente”.Establishment Labs está fabricando a un ritmo de 40.000 - 50.000 prótesis anuales.

En 2014 facturó un total de US$8 millones y la previsión para 2015 es de US$12 millones a US$15 millones.

Fuerte inversión
Ya superaron ese escollo reglamentario ante la Unión Europea, en buena parte gracias a la inyección económica de Invermaster, en 2013, de US$3 millones. “Ese empujón financiero nos permitió obtener el marcaje CE para poder vender en la Unión Europea”.

Esa unión con Invermaster no ha hecho más que empezar. En realidad, el compromiso entre el fondo de inversión y Establishment Labs es llegar a los US$20 millones de inversión (y hasta los US$30 millones, con la reciente llegada de nuevos inversores), dependiendo, claro está, del nivel de crecimiento que tenga la empresa.

Gracias a esa liquidez, pudo hacerse con los activos de una empresa británica pionera en la lectura tridi-mensional para hacer simulación pre y post operatoria, “nos va a ayudar para nuestro proyecto de im-plantes a la medida –asevera Chacón–.

Pensamos que el futuro de la reconstrucción mamaria está en poder leer el torso de la paciente y crear el implante exacto para poder reconstruirla completamente”, con la AX3. Esa tecnología 3D es uno de los próximos proyectos de Establishment Labs, ya tienen el desarrollo del nuevo software a Costa Rica, mientras la producción vendrá al país en 2016. “Ya no va a ser un mundo en el que manufacturamos implantes mamarios, sino que implementamos una tecnología para que haya una interconectividad entre usuarios, pacientes, doctores, clínicas, ministerios de salud y fabricantes”.

Hay un segundo mercado que se está abriendo, todo lo que tiene que ver con las mastectomías bila-terales profilácticas, “la operación de Angelina Jolie”.

Son pacientes con familiares que alguna vez tuvieron cáncer mamario, ya hay las pruebas con marcadores de ADN para poder determinar si ellas están en riesgo de contraer cáncer mamario. “Estas pacientes van a decir: ‘yo necesito que hagan algo para que yo nunca tenga ese riesgo’, ella no quiere una ablación completa de sus senos, y con este sistema tridimensional podemos leer qué es exactamente lo que tiene y planificar una operación completa de reconstrucción estética incluida en el mismo tiempo operatorio”.

Con el Motiva Implant Matrix ya lanzaron una aplicación para que la paciente que tenga el número de microchip pueda incluirlo en el app y estar en comunicación. “Estarle diciendo el aniversario de su implantación ya se cumplió, sería bueno que visitara a su médico, o ella comunicar una pregunta, y uno de los fines de la industria es que todo debe estar centrado en el paciente. Antes todo lo hacíamos por el cirujano, ahora todo lo hacemos por el paciente y eso es un cambio fundamental”.

Envía tu comentario