Empresas & Management
Fecha de publicación: 2015-09-17

Cinco frases que debe evitar en una entrevista de trabajo

Ha estado mandando cientos de currículos durante varios días para conseguir un trabajo (o cambiar). Pasa la primera selección y le llaman para hacerle la entrevista personal. El cambio que ha deseado está a punto de realizarse, por lo que es muy importante dar con las palabras adecuadas o, en cualquier caso, saber qué es lo que no hay que pronunciar jamás.

Por supuesto que solo con no mencionar estas frases no le valdrá para conseguir ese puesto de trabajo, pero a la hora de encontrarse enfrente de la pesona encargada de los Recursos Humanos de la empresa cualquier 'táctica' es buena. La revista Forbes ha recopilado cinco frases que es mejor no decirlas:

1. "Estoy seguro de que soy la persona idónea para este puesto de trabajo". Usted no trabaja para la compañía. Sabrá mucho sobre sí mismo, pero no sobre la empresa; y no lo ha podido saber solo con el anuncio del puesto vacante. Es mejor, recomienda el texto, que sean ellos quienes le digan que es el candidato perfecto.

2. "Necesito un cambio". Todo el mundo necesita un cambio, pero no hay por qué decirlo en plena entrevista, no le van a contratar porque les dé pena. Ellos le contratarán cuando sepan que su contribución para la empresa va a ser positiva.

3. "Me encantaría tenerle de jefe". No es original decir esto. Cualquier director (o propietario de una empresa o jefe conocido) habrá escuchado esta frase más de una vez a lo largo de su trayectoria. Esa persona (imagínese, un Steve Jobs o un Mark Zuckerberg) también tiene problemas, por lo que es mejor mencionárselos -si de verdad lo sabe-, hacerle ver que lo entiende y que podría ayudarle a solucionarlos.

4. "Si tengo este trabajo, trabajaré todas las horas que sean necesarias, incluso días y noches". Este es otro error en el que caen algunos aspirantes a puestos de trabajo. Esta promesa de sacrificio solo merma su credibilidad ante los ojos de quien le está entrevistando. La gente con confianza en sí misma no mendiga un puesto de trabajo ni se arrastra de esta manera. Su valor no se mide por las horas que es capaz de aguantar delante del escritorio sino por su brillantez y creatividad.

5. "Ya he hecho este tipo de trabajo en numerosas ocasiones". Cada persona, cada trabajador, cada puesto de trabajo y cada empresa son diferentes. Desde Forbes recomiendan que no se diga esta frase y que, por el contrario, se trate de averiguar cómo se trabaja de verdad en esa empresa. Pregunte cuáles son las preocupaciones de la compañía y en qué se están centrando ahora mismo. Y, lo que es más importante, no dé por hecho que conoce sus prioridades y que sabrá cómo resolverlas.

RELACIONADAS