Empresas & Management
Fecha de publicación: 2017-05-08

Cuatro secretos de liderazgo de Richard Branson

El blog de la aerolínea Virgin, propiedad de Branson, enlista los mejores secretos que han mantenido su liderazgo durante los últimos 40 años. Este es el resultado.

Por Mundo Ejecutivo

El británico Richard Branson es uno de los líderes más reconocidos a nivel mundial, no sólo por su impero, también por su carisma y habilidad para conectar con otras personas. Este hombre fundó su primera empresa a los 15 años y actualmente ocupa el lugar 286 de las personas más ricas del mundo.

1. Diferencia entre liderazgo y gestión

Un buen gerente tiene la capacidad de supervisar que todos los colaboradores cumplan con los objetivos y reglas de la empresa. En cambio, un líder tiene visión, creatividad, así como la capacidad de ayudar e influenciar a los demás.

Es necesario atacar direcciones inexploradas y romper con las viejas reglas. Recuerda que la gestión se trata de mantener procesos y disciplinas en lugar de cambiar el sistema.

2. Buenos y malos líderes

El liderazgo en una empresa consiste en encontrar nuevas formas para que el negocio sea capaz de prosperar y evolucionar. Por ningún motivo debe permanecer estático y proteger el status quo; en pocas palabras, no se puede descansar en los laureles.

Ellos nunca deben quedarse quietos, pues esto significa un retroceso. Un liderazgo pobre tiene muchos denominadores comunes y no suele ser extravagante y excéntrico.

3. Abordar la confrontación

El liderazgo efectivo se basa en confrontar las problemáticas en el momento en que ocurren. Por supuesto que no es un proceso fácil y pocas personas con capaces de hacerlo. Algunos suelen alejarse de todo lo que podría provocar un altercado, a fin de evitar los errores y ser más agradables con sus colaboradores.

La razón por la que evitan la confrontación es por su nivel bajo de confianza en la comprensión del problema, no se sienten con la capacidad de mantenerse firmes y ganar. Es frecuente que los líderes pobres se hagan de la vista gorda con la esperanza de que el tiempo resuelva el contratiempo.

4. El arte de delegar

De esta manera, los líderes entregan a otra persona la responsabilidad de una situación junto con la autoridad para resolverla. No se debe confundir este término con el hecho de evitar asumir la culpa del surgimiento de un problema, haciendo que otro tome responsabilidad.

RELACIONADAS