Empresas & Management
Fecha de publicación: 2016-06-07

Julio Herrera, de Grupo Pantaleón: Siempre en reinvención

Grupo Pantaleón, líder azucarero, fue uno de los pioneros que tras la consolidación regional, salió a conquistar el mercado sudamericano, con la adquisición de un ingenio en Brasil, y llegó a México.

Por estrategiaynegocios.net

En los últimos años, con los precios del azúcar a la baja, fortaleció sus proyectos en Spectrum, su rama inmobiliaria con miles de viviendas entregadas y centros comerciales en Guatemala y Honduras, que abrió en Colombia el centro comercial Fontanar. “Los negocios tradicionales en este momen-to tienen sus problemas. Pero los negocios bien manejados serán exitosos a largo plazo”, dice Julio Herrera, su presidente.

En 1999, Grupo Pantaleón, a través de Pantaleón Sugar Holdings (PSH), arrancaba su regionalización,“estábamos concentrados en crecer dentro de Centroamérica, con el ingenio Monte Rosa en Nicaragua (adquirido en 1998), en lo que toca a nuestro negocio de azúcar”, recuerda su presidente, Julio Herrera. Luego, Pantaleón llegó a Honduras (con la compra del ingenio La Grecia, en 2008).
Apenas unos años después, en 2006, dio el gran salto: culminó una alianza estratégica con el grupo local Unialco y Manuelita de Colombia, para la construcción y operación del ingenio sucro-alcoholero Vale do Paraná en Brasil, proyecto en el que asumieron una participación mayoritaria tras la salida de los brasileños (65%). A México, Grupo Pantaleón llegó en 2011, con la compra del ingenio Pánuco, Veracruz.

Desde la visión de PSH, el objetivo principal en Brasil, en donde actualmente solo se produce alcohol, es continuar mejorando e implementando oportunidades interesantes. Para esto es necesario garantizar el abastecimiento de 1.900.000 toneladas de caña, lo cual es factible a través de proyectos de riego y la ampliación de áreas cañeras. “Actualmente se tienen pláticas avanzadas con posibles socios que tienen la experiencia de inversión conjunta con ingenios para el desarrollo de proyectos de cogeneración y de producción de azú-car, lo cual es una buena oportunidad para consolidar la operación del ingenio”, destacan sus directivos.

En cuanto al ingenio en México, en donde la producción alcanzó 156.270 toneladas de azúcar en la última zafra, el plan es mejorar la eficiencia de la operación. PSH proyecta incrementar la capacidad instalada del ingenio de 8.000 toneladas de caña/día a 14.000 toneladas de caña/día. El proyecto en México es relevante, porque genera un acceso al mercado más grande de la región, disminuyendo la volatilidad de precios. “Creo que es un lugar de mucho porvenir para nosotros”, dice don Julio. En cinco de sus seis ingenios (Brasil solo produce alcohol), Pantaleón suma una producción azucarera conjunta de 1.194.000 toneladas de azúcar. Desde sus ingenios en Guatemala exporta a África, Caribe, Chile, Europa, Japón, China, Corea, Medio Oriente, Taiwán, Estados Unidos y Perú, en tanto que la producción de Nicaragua y Honduras se comercializa internacionalmente en África, Canadá y Estados Unidos.

APUESTA POR LOS SUBPRODUCTOS

Grupo Pantaleón ha enfrentado la caída en los precios internacionales del azúcar realizando ajustes en algunos de los proyectos. Pero la mayor respuesta ha sido la diversificación, explica Herrera.
“En un escenario de azúcar a bajo precio, los subproductos, como la cogeneración, son más importantes”. Pantaleón tiene proyectos de generación en sus ingenios de Guatemala (Pantaleón y Concepción); Nicaragua y Honduras en donde comercializó conjuntamente en 2015 más de 560.000 megavatios-hora de energía.
En el tema de generación, la gran promesa es México, donde se abren oportunidades para comercializar energía, dijo Herrera. De acuerdo con sus directivos, en la operación mexicana Pantaleón desarrolla un proyecto de cogeneración, el cual permitirá diversificar los ingresos del ingenio con la interconexión a la red nacional y el inicio de venta de energía. La proyección es iniciar en mayo de 2016 la operación comercial en la parte de venta de energía,y se estima vender 19 GWh en la primera fase.

Alcohol es el otro subproducto al que apuesta la división azucarera de Grupo Pantaleón. Se produce actualmente en dos operaciones: Pantaleón de Guatemala, en donde se generaron 61.955 metros cúbicos, y Vale do Paraná en Brasil, con 129.633 m3 de alcohol por año generados en 2015.“Estamos atendiendo esos negocios que creo que en el futuro van a ser muy importantes, si bien con los actuales precios 61de los combustibles, mezclar alcohol con los combustibles no es muy atractivo. Estamos exportando alcohol industrial desde Guatemala a Europa y alcohol potable a México y Puerto Rico”, destaca Herrera.

SPECTRUM: MOTOR DE CRECIMIENTO

Con sus negocios tradicionales enfrentando caídas de precios, Spectrum, la división inmobiliaria de Grupo Pantaleón se convirtió en la rama más dinámica del grupo. “Apostamos mucho más a los negocios de bienes raíces, a vivienda y centros comerciales”, apunta Julio Herrera. En octubre de 2015, el desarrollador llegó a Colombia al inaugurar el centro comercial Fontanar, en Bogotá, con una inversión de US$200 millones. Cuenta con 134.000 m2 de construcción, 56.000 m2 de área comercial y más de 200 opciones de compra.

Spectrum abrió en Guatemala, a finales de 2015, el centro comercial Naranjo Mall, con 62.000 m2 de construcción (27.000 m2 de área comercial) equipado con más de 180 conceptos comerciales. El proyecto representó una inversión de US$50 millones. Otros centros comerciales de Spectrum en Guatemala, como Oakland Mall, fueron modernizados. Por lo que toca a vivienda, “en Nicaragua estamos empujando el de-sarrollo de proyectos de casas para clase media, y en Guatemala estamos haciendo edificios de apartamentos”, apunta el pre-sidente de Pantaleón.

Spectrum es el grupo desarrollador de los proyectos Parque 7, (siete torres y 480 apartamentos) y Torres de Villaflores, que ofrece los beneficios de un club residencial dentro de un complejo de 200 apartamentos. El grupo guatemalteco ya llegó a Nicaragua con su propuesta que busca transformar las ciudades en donde opera. “Es que “Si uno no crece, muere, tenemos que seguir aprendiendo, para que los cambios no nos dejen atrás. Estar siempre un paso delante de los cambios”, concluye Herrera.

RELACIONADAS