Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-08-09
  Ver Fotogalería

KidZania, el ‘Disney mexicano’ que conquista al mundo

KidZania es un concepto 100% mexicano donde los niños aprenden habilidades de liderazgo y toma de decisiones a través del juego. Hoy, la marca tiene 24 franquicias exitosas en 19 países.

Por Alto Nivel

La empresa de entretenimiento educativo para niños, KidZania, ha logrado conquistar al mundo con un concepto cien por ciento mexicano, a través de 24 franquicias exitosas en 19 países. Su fundador sueña con un Disney a la mexicana.

El proyecto de crear una ciudad interactiva para los menores, nació hace 20 años bajo el nombre de La Ciudad de los Niños y fue desarrollado por Xavier López Ancona; desde 2008 el nombre del negocio cambio por KidZania cuya traducción sería “la tierra de los niños buena onda”.

Durante su conferencia dentro del Foro GO2 organizado por la Coordinadora de Fomento al Comercio Exterior (Cofoce), el director general de KidZania, Hernán Barbieri, sostuvo que está iniciativa de “edu-entretenimiento“, ha logrado posicionar franquicias en países como Rusia, Corea del Sur, Brasil y Arabia Saudita. Narró que contrariamente al impulso de las empresas mexicanas, de llevar su producto primero a los Estados Unidos, en 2006 este consorcio exportó su primera franquicia a Tokio, Japón, cuya inversión para su construcción fue de US$25 millones.

visit-to-kidzania-and-26092518(800x600)

“Inicialmente se pensaba en Estados Unidos, pero escuchando al gerente de franquicias nos dijo este concepto es brillante no lo lleve a Estados Unidos, si lo llevan a Estados Unidos mañana mismo se lo copian y pierden el concepto, háganse fuertes en el mundo y cuando lo sean, lleguen a Estados Unidos“, recordó Barbieri.

Agregó que gracias a este consejo los empresarios se enfocaron en llegar a nuevos mercados con una idea innovadora en que los niños podían desarrollar un rol de adultos, iniciativa que en ese entonces no había sido desarrollada en ninguna otra parte del mundo.

Sin embargo, dijo, el proyecto de KidZania no estuvo mucho tiempo exento a las imitaciones y hoy en día China alberga 53 espacios que tratan de igualar a la franquicia mexicana que en el interior de sus “ciudades” cuenta con la presencia de 63 marcas donde los infantes pueden jugar a ser doctores, bomberos, veterinarios, mensajeros, entre otros empleos.

El director general del consorcio explicó que bajo un esquema de entretenimiento educativo, los menores desarrollan además habilidades de liderazgo y toma de decisiones.

“Más que profesiones les enseñamos ese pensamiento crítico, a como adaptarse a estos cambios que vivimos día a día. En KidZania lo que primero aprenden los niños es el valor del trabajo, hay muchos niños en el mundo que hoy creen que el dinero viene de los cajeros automáticos y aquí aprenden que para tener dinero hay que trabajar”, platicó.

Además, Hernán Barbieri aseguró que esta iniciativa de ingenio local, ha logrado romper paradigmas sociales en países como Arabia Saudita, donde hasta hace poco, a las mujeres no se les permitía manejar un vehículo, por lo cual, al instalar la franquicia en ese país, se toparon con la restricción de que ninguna mujer podía manejar la ambulancia y el camión de bomberos de esta “ciudad”.

Kidzania1(800x600)

“Gracias a la relación que nuestros socios tienen con el gobierno logramos obtener el permiso para que la mujer en KidZania pudiera manejar. Hoy la mujer en Arabia Saudita puede manejar y nos sentimos muy orgullosos que una empresa mexicana pudo generar esta pequeña punta de lanza”, afirmó. Para el futuro próximo, KidZania abrirá una nueva franquicia en Guadalajara, Jalisco, la cual se sumará a las otras tres que tiene en el país, dos en la Ciudad de México y una en Monterrey.

Asimismo, llegaron a Costa Rica y después de 20 años de consolidar la marca, llegarán por fin a Estados Unidos con una franquicia en Dallas, Texas.

Para el próximo año, también planean realizar un nuevo concepto de negocio de entretenimiento y salud, a través de un espacio donde los niños puedan acceder a juegos extremos como resbaladillas de 90 grados y caídas libres, esto con el objetivo de que los menores hagan ejercicio.

RELACIONADAS