Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-04-16

Esta es la manera en la que deben emprender las mujeres

Un estudio de la Global Banking Alliance For Women (GBAFW) ha mostrado que las mujeres son el nuevo mercado naciente más importante del mundo.

Por Daniel Zueras/Ana Cristina Camacho/Christa Bollmann - estrategiaynegocios.net

En América Latina apenas el 22% de las pymes son propiedad de mujeres y la mayoría son micro y pequeña empresa, según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo. Esto no quiere decir que las mujeres no sean tan emprendedoras como los hombres, sino que es mucho más difícil para ellas acceder al financiamiento bancario.

Al haber tenido escasa relación con los bancos y una menor exposición a productos financieros, su nivel de educación financiera es menor, y hace que su incorporación al mercado sea mucho en la informalidad, por lo que las condiciones crediticias son menos favorables. Al contar con menos garantías, son menos sujeto de crédito.

El empoderamiento económico de las mujeres es la llave para el resto de las cosas. Lo primero que esta necesita es contar con los recursos económicos para desarrollar sus ideas de negocio.

Un estudio de la Global Banking Alliance For Women (GBAFW) ha mostrado que las mujeres son el nuevo mercado naciente más importante del mundo.

Si bien existen algunos esfuerzos en la región orientados hacia el financiamiento de las mujeres, las estrictas regulaciones impiden que los bancos puedan aportar fuertemente por ello, ya que las superintendencias exigen una serie de requisitos que muchas mujeres no pueden alcanzar (al no poder ofrecer las garantías necesarias) y las entidades financieras no pueden saltarse este requisito.

Pero existen programas en la región, como “Mujer Acelera” de BAC Credomatic que está enfocado hacia empresarias de pymes, que busca conocer sus necesidades y que está tratando de configurar Banca Mujer. Nació en Costa Rica y se ha extendido ya a Honduras y El Salvador. El programa cuenta con cuatro pilares fundamentales para el desarrollo de la mujer empresaria, basados en la capacitación y formación empresarial, acompañamiento y apoyo, empoderamiento, y financiamiento.

En Costa Rica también trabajan en esa línea el Banco Nacional, y el Banco de Costa Rica, con su proyecto de Banca Krystal.

La transformación del sistema bancario hacia un enfoque de mujer sería beneficioso, el potencial de mercado es enorme, ya que ellas cuentan con índices de morosidad mucho más bajos, índices de ahorro más altos y un manejo más cuidadoso de las finanzas; esto según GBAFW.

Y es que generar oportunidades para las mujeres es positivo, ya que su efecto multiplicador es inmenso. El tema del emprendedurismo en femenino tiene que ver con el aumento de la productividad, en cómo volverse más competitivo, cómo se innova, y específicamente en el caso del empoderamiento femenino es una alternativa para lograr el desarrollo económico de las mujeres.

Hay organizaciones internacionales como Voces Vitales, con presencia en toda la región, que trabajan en fortalecer el liderazgo de la mujer; por lo que consideran fundamental apoyar a las emprendedoras para que puedan mejorar sus fortalezas, su resiliencia, su capacidad creativa, y su capacidad de gestión, y de tal forma, se garanticen una mejor calidad de vida para ellas y para quienes dependen de ellas.

Hay que tener en cuenta que las mujeres son la mitad de la fuerza laboral mundial, pero solo aportan el 37% del PIB, según el estudio “El poder de la paridad” de McKinsey Global Institute, en alianza con la Global Banking Alliance For Women.

Esta desigualdad contrasta con el potencial de la mujer. La mitad la población es mujer, educada con el mismo nivel de formación que recibe un hombre.

Las claves sobre porqué incluir a las mujeres en el mercado laboral está dado por una perspectiva económica y otra social. Son un talento que está subutilizado y para poder crecer es necesario que haya más personas trabajando, generando riqueza personal, para las empresas y para el país. Desde el punto de vista social, las familias donde la mujer es la jefa de hogar o trabaja igual que su esposo para generar ingresos a las familias son más de la mitad de la población, por lo que apoyarlas es clave para el progreso de esas familias, apuntan desde el Estado de la Nación de Costa Rica.

“La inversión en mujeres representa una vía para desarrollar Latinoamérica.

Una menor brecha de género impacta positivamente la riqueza de los países.

El empoderamiento femenino es una decisión inteligente para las organizaciones” apunta Gaudy Solórzano, gerente del Centro de Liderazgo Colaborativ y de la Mujer de INCAE.

RELACIONADAS