Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-04-16

Mandamiento #8 del emprendedor: Viajar para regionalizar

Existen muchas más facilidades que hace apenas unos años para el emprendedor que decide dar el salto cualitativo hacia la regionalización.

Por Daniel Zueras/Ana Cristina Camacho/Christa Bollmann - estrategiaynegocios.net

Hoy existen muchas más facilidades que hace apenas unos años para el emprendedor que decide dar el salto cualitativo hacia la regionalización.

Son muchos los que inician un pequeño negocio en su ciudad, triunfan a nivel local, y ven que el paso siguiente es salir a los países de nuestro entorno. Ejemplos hay de sobra.

Uno de los obstáculos que afrontan para vender su idea en el exterior es el tema de los costos que implica el simple hecho de salir de su país natal.

Viajes, alojamientos, reuniones, todo esto antes de poder colocar su producto o servicio fuer, hacen cuesta arriba que un emprendedor pueda siquiera plantearse el hecho de ‘centroamericanizarse’.

Pero hoy los costos asociados a algunos de estos temas son más que razonables. La irrupción de las aerolíneas low cost a nivel regional, la proliferación de hoteles de negocios en las grandes ciudades centroamericanas, grandes oficentros que alquilan sus espacios por horas, o los pequeños espacios de coworking, hacen que un pequeño emprendedor chapín pueda plantearse viajar a San José de Costa Rica para (simplemente) sondear si su empresa puede tener una buena acogida más allá de sus fronteras.

Por ejemplo, ese emprendedor guatemalteco del que estamos hablando podría tomar un tiquete aéreo a Costa Rica por US$140 (ida y vuelta), eso sí, debe volar escaso de equipaje (dos equipajes de mano, de 10 kg) en las aerolíneas de bajo costo, como Volaris, ya que el precio va creciendo a medida que uno suma ‘extras’.

Fernando Naranjo, CEO de Volaris Costa Rica, apuntaba hace poco más de un año, en el lanzamiento de la misma, que serviría para el crecimiento de las pymes, ya que a su juicio, hasta ese momento, no contaban con opciones económicas para volar dentro del Istmo.

Otras aerolíneas como la mexicana Interjet o la hondureña Sosa (que conecta Honduras con Guatemala) también son opciones sobre la mesa, así como las tradicionales Copa y Avianca.

Una vez que ha llegado a su destino, el pequeño emprendedor necesitará un hotel a un precio ajustado, y cerca de los lugares donde se hacen negocios en una ciudad que, en un principio, puede resultar desconocida.

En la actualidad hay múltiples hoteles de negocios, con un precio menor a US$100, que incluye alojamiento y desayuno, conexión inalámbrica y, en muchas ocasiones, pequeñas salas de reuniones. Algunos de estos establecimientos son Clarión Suites y Hotel Biltmore (Guatemala) Holiday Inn Express (Nicaragua), Holiday Inn Express y Hotel Palma Real (Costa Rica), Hotel Villa Serena (El Salvador) Aparthotel Real Guanacaste (San Pedro Sula, Honduras), Hotel Plaza San Martín (Tegucigalpa, Honduras), Hyatt Place Panamá City Downtown, y Ramada Plaza Panamá – Punta Pacífica (Panamá).

Ya con la base de operaciones lista, nuestro emprendedor (o emprendedora) puede optar por reuniones en el hotel o, si prefiere algo más profesional, acudir a algún oficentro que alquila espacios por horas. Ejemplos de ello son VMG Center (Costa Rica), Regus (Guatemala), Business Point (Panamá), Ofiplaza (Nicaragua), Point Business Center (El Salvador), o JJ Business Center (Honduras).

“Todos nuestros servicios están al alcance de consultores independientes, pequeñas y medianas empresas y multinacionales que requieren mejorar o elevar su imagen empresarial con el fin de incrementar la calidad de sus servicios”, explica Diana Rodríguez, gerente general de VMG Business Center, en Costa Rica, un espacio cuyos precios rondan desde los US$25 el día y hasta los US$300 mensuales, si bien ofrecen otro tipo de soluciones por hora iniciando desde los US$12.

Hay espacios de coworking más informales, orientados hacia los Millennials, como Serendipity Lab en Guatemala. Un coworking space que brinda oportunidades para incrementar las ventas, ser más productivos y pagar menos por gastos operativos, o bien para quienes no pasan todo el día en la oficina y buscan establecerse en espacios compartidos y encontrar así resultados enriquecedores, una solución flexible y en la que compartir con otros emprendedores.

“La cultura laboral está cambiando, y los espacios de coworking y centros de negocios, poco a poco se han establecido como un hub profesional y de costo competitivo que les permite a las empresas, pymes, consultores independientes y multinacionales, realizar su trabajo y la posibilidad de convivir en un espacio que reúne diversos sectores de mercado con la posibilidad de crear alianzas comerciales”, aduce Rodríguez.

RELACIONADAS