Empresas & Management
Fecha de publicación: 2017-12-22

René Toruño: Billete de ida y vuelta a Alemania

Fundador de Indufoam, una de las fábricas más grandes de Centroamérica, líder en la producción de camas.

Por eyn.net

Tras un viaje de ida vuelta a Alemania(donde estudió), y viendo oportunidades de negocios en El Salvador, René Toruño logró escalar sus proyectos cada vez más alto, hasta consolidarse como un referente en gestión en empresas con operaciones en la región.

Su labor al frente de empresas como Indufoam le ha permitido recibir honores como La Palma de Oro, el máximo reconocimiento que otorga la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador. “Centroamérica es un área de mucho potencial y oportunidades, en crecimiento constante. Nicaragua, Guatemala y Costa Rica están creciendo y representan mercados interesantes. Para Indufoam, en estos mercados sentimos que son nuestro territorio, pues destinamos la mayor cantidad de nuestras exportaciones, y es desde donde damos el salto hacia el mundo en general”, dice ahora el empresario.
Ama a El Salvador. “Es mi país, lo quiero. Al graduarme en Alemania decidí regresar y trabajar para mejorarlo”.

“Me inspira trabajar desde Indufoam, y continuar construyendo una imagen positiva del país, para que, en el extranjero, cuando se escuche su nombre sea sinónimo de admiración y de cosas buenas”, sentencia.
Es fiel creyente de que las personas pueden alcanzar sus sueños si se lo proponen y se enfocan en trabajar sin darse por vencidos. “Si nuestro compromiso es más fuerte que los obstáculos que esquivemos, podemos generar mejores condiciones para nosotros, para nuestra familia y comunidad”, dice. Busca replicar esta visión y retribuir algo de lo que recibió en su juventud, por ello impulsa un programa de becas para jóvenes de escasos recursos con quienes busca reforzar el concepto perseverancia.
Toruño explica que a pesar de las limitantes económicas lo vital es no dejar de luchar, y busca que los becarios no abandonen los estudios, ni bajen sus notas, porque deben saber que la educación les permitirá una mejor calidad de vida.
“Me llena el corazón cada vez que doy una beca y me dicen: ‘Que Dios se lo pague’. Entonces me reafirmo que mi filosofía de vida ha sido compartida, porque soy un hombre muy agradecido y creo en la educación”, puntualiza.
Este ingeniero mecánico es incansable, dice que su mayor logro es alcanzar la internacionalización de Indufoam. La fábrica de camas ha escalado a mercados internacionales, ofreciendo productos con calidad que los califica como de un país desarrollado.

Indufoam produce al mes unas 70.000 piezas, entre accesorios y colchones, de las cuales cerca del 50% es exportado: a toda Centroamérica, Colombia, Perú y México.
Este año entró en operaciones Indufoam Energy Supply, empresa hermana de Indufoam, que administra una planta fotovoltaica aprovechando los techos de nueve edificios de la compañía. La empresa invirtió US$4 millones en este proyecto.

La educación como puente al desarrollo para la región

René Toruño considera que la educación es lo único que puede llevar a centroamérica un nivel superior. de acuerdo con el ingeniero, las personas no tendrían problemas de seguridad o salud en países con altos niveles de educación, y así lo evidencian otras naciones que han mejorado sus economías y la vida de su gente, como los tigres del Pacífico, Alemania, Japón, entre otros.
“Centroamérica puede ser como ellos, levantarnos del tercer mundo y soñar con el primer mundo. Tenemos todo para serlo. La esperanza no se pierde y yo sueño con eso”, dice.

RELACIONADAS