Empresas & Management
Fecha de publicación: 2017-10-30

Nissan investiga deficiencias en autos de hasta 1979

La automotriz enfrenta una tormenta tras señalamientos del gobierno de aplicar supervisiones de vehículos por personal sin certificación.

Por Bloomberg

Nissan realiza el proceso de inspección de vehículos vendidos en Japón, considerados defectuosos por el Gobierno el mes pasado, por lo menos desde 1979, según una persona al tanto de la situación.

Esta conclusión formará parte del informe de un equipo externo de investigación contratado por la automotriz, dijo la persona, que solicitó el anonimato porque la información no es pública. Probablemente la división de fabricación de Nissan asuma la responsabilidad, explicó la fuente.

El informe se presentará antes de la fecha programada para que la empresa con sede en Yokohama, Japón, anuncie sus resultados el 8 de noviembre.

El escándalo de las inspecciones en Japón está creciendo porque Subaru también permitió que trabajadores no certificados inspeccionasen vehículos antes de su entrega, según otra persona con conocimiento directo del tema.

La reputación del sector japonés de fabricación quedó golpeada. En tanto, Kobe Steel admitió haber falsificado la calidad de sus productos y Takata entró en quiebra este año tras una de las crisis de retiro de productos más famosas del mundo.

“Nissan encargó a un tercero investigar el tema a fondo y sugerir medidas para impedir una repetición”, dijo un portavoz de la empresa en un comunicado. “Se compartirán los detalles de la investigación a su debido tiempo”. El portavoz no quiso comentar específicamente sobre los períodos de tiempo.

Las acciones de Nissan, que habían llegado a bajar 0.5 por ciento ante la noticia, cerraron este viernes con un alza de 0.2 por ciento en Tokio. El índice de referencia Nikkei 225 saltó 1.2 por ciento y cerró al nivel más alto desde 1996.

La revelación hecha el mes pasado de que técnicos de Nissan no registrados en el Ministerio de Transporte de Japón aprobaron la inspección final de vehículos, provocó el retiro de 1.2 millones de automóviles y la paralización temporal de toda la producción en las fábricas de la automotriz en Japón destinadas a ventas locales.

La empresa afirmó que los modelos exportados desde Japón no están involucrados en el retiro, en tanto el certificado de calidad es un requisito específico del ministerio japonés. No hay problemas de seguridad con los vehículos, afirmó reiteradamente la empresa.

Nissan confía en que las ventas en Japón se recuperen dentro de este año fiscal, dijo su director de desempeño, José Muñoz, en entrevista con Bloomberg Television durante el Salón del Automóvil de Tokio de esta semana.

Una investigación interna hecha por Subaru detectó que trabajadores que estaban capacitándose para obtener el certificado participaban en las inspecciones.

La empresa está evaluando retirar 255 mil vehículos afectados, lo cual probablemente le cueste más de 44 millones de dólares, dijeron este viernes unos funcionarios a los periodistas.

Tras las primeras revelaciones sobre las inspecciones no certificadas, un equipo externo que investigaba las fallas detectó que algunas plantas de Nissan habían transferido las verificaciones finales de los vehículos a otras líneas.

En consecuencia, empleados que no estaban registrados internamente como inspectores finales de vehículos realizaron las pruebas.

La empresa reconfigurará el proceso de inspección y planea sumar a más inspectores finales, mencionó este mes el máximo ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa.

RELACIONADAS