Empresas & Management
Fecha de publicación: 2017-07-14

Snacks premium: la gran apuesta de PepsiCo

La pregunta ahora es si Indra Nooyi puede mantener las utilidades sin un amplio resurgimiento de la demanda de los consumidores.

Bloomberg

Ante el estancamiento de los volúmenes de venta, la máxima ejecutiva de PepsiCo, Indra Nooyi, ha recurrido a una fórmula probada para impulsar el crecimiento: cobrar precios más altos y reducir gastos.

La compañía está poniendo el acento en más productos premium como Poppables, LifeWTR y Quaker Overnight Oats, en lugar de rubros de como Lay’s y Diet Pepsi. Y la estrategia se hace evidente en la utilidad bruta de PepsiCo: contribuyó a ganancias del segundo trimestre que superaron sin dificultad las estimaciones de Wall Street, y el gigante de los alimentos elevó su pronóstico anual.

La pregunta ahora es si Nooyi puede mantener las utilidades sin un amplio resurgimiento de la demanda de los consumidores. Al centrarse en los snacks y las bebidas de más alta gama, PepsiCo busca prosperar aun cuando la cantidad de producto que venda no repunte.

“Conforme le demos más importancia a lo premium, el volumen será un indicador menos relevante”, dijo el director financiero Hugh Johnston en una entrevista.

El segmento premium del sector de los snacks aumentó alrededor de un 8% en el trimestre pasado, mientras que la filial Frito-Lay de PepsiCo escaló aproximadamente un 3.5%, agregó. Eso quiere decir que hay un crecimiento no aprovechado conforme el negocio avanza hacia una gama más alta.

Por ahora, los inversores han adoptado una actitud de esperar a ver qué pasa. Tuvieron una reacción tibia ante los resultados del segundo trimestre, en tanto las acciones subieron menos del 1% a US$ 114.78 en las primeras operaciones. La acción había avanzado un 9.2% este año hasta el cierre del lunes.

El vendedor de Doritos, hummus Sabra y Mountain Dew registró utilidades de US$1,50 por acción en el segundo trimestre, excluyendo algunas partidas. Eso superó el promedio de US$1,40 de las estimaciones de los analistas.

Si bien el coloso de los alimentos y las bebidas se benefició con el aumento de precio de las patatas fritas y otros snacks, el volumen no aumentó en la división Frito-Lay. En ese contexto, PepsiCo continuó con sus esfuerzos de reducción de costes. Las medidas apuntan a lograr un ahorro anual de por lo menos US$1.000 millones, que la compañía reinvertirá en investigación y marketing.

Las innovaciones de PepsiCo –que se definen como los productos lanzados en los últimos tres años- representan entre el 8 por ciento y el 9% de las ventas, señaló Johnston.

Los últimos resultados llegan después de un primer trimestre decepcionante para Frito-Lay, cuando esa filial sufrió la primera caída de volumen en América del Norte en unos cinco años.

La compañía dijo en ese momento que la baja era temporal y se debía a la fecha en que habían caído Pascua y Año Nuevo.

El martes, la empresa con sede en Purchase, Nueva York, elevó su meta de utilidades 2017 a US$5,13 por acción, excluyendo algunas partidas, a partir de un pronóstico anterior de US$ 5.09. Las ventas subieron 2% a US$ 15,700 millones en el trimestre pasado. Esta cifra superó la proyección promedio de US$ 15,600 millones.

RELACIONADAS