Empresas & Management
Fecha de publicación: 2017-07-06

¿Los robots nos dejarán sin trabajo?

Cuando empezaron los cajeros automáticos, en los años 70, se temía que se perderían empleos de cajeros humanos y sucedió todo lo contrario. Hay más empleos para cajeros en los bancos, pero sus actividades son menos mecánicas que antes.

Por Expansión

Casi la mitad de las actividades de los empleados de una empresa se podrían automatizar con la tecnología que ya existe. La nueva revolución industrial, con la introducción de robots, inteligencia artificial y digitalización ha desatado un nuevo terror: ¿Nos vamos a quedar sin trabajo?

Según una encuesta de Manpower, la compañía de empleos temporales, 12% de los empresarios del mundo considera que se reducirá la plantilla laboral de las empresas con la digitalización. En México, la cifra es mayor: 19% de los encuestados considera que va a reducir la plantilla laboral.

El tema fue analizado en la reunión de este año del Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza. Ahí, hubo una respuesta optimista de parte del CEO de la empresa de tecnología industrial ABB, Ulrich Spiesshofer, y el académico David Autor. En realidad, la tecnología servirá para crear más empleos, más productivos y de más valor. “Los temores de una pérdida masiva de empleos no toman en cuenta la gran capacidad humana para la innovación”, según un documento de ABB.

Según David Autor, cuando empezaron los cajeros automáticos, en los años 70, se temía que se perderían empleos de cajeros humanos y sucedió todo lo contrario. Hay más empleos para cajeros en los bancos, pero sus actividades son menos mecánicas que antes y ahora se han convertido en agentes que dan más servicios al cliente y que por tanto pueden generar más valor.

Eso puede suceder con la nueva revolución industrial. La digitalización de muchos trabajos hará más productivos a los empleados. Siempre y cuando sean capaces de transformarse, mediante la capacitación.

Javier Vargas, VP para América Latina de Manpower, explica que la digitalización de la economía plantea la necesidad de que todos se capaciten continuamente. Ya no serán tan importante tener una habilidad determinada, sino la capacidad de aprender y volver a aprender. “Se trata de aprender a desaprender”, dice Vargas. Es decir, saber que un proceso puede cambiar en muy poco tiempo.

Si los empleados operativos tienen que cambiar de habilidades en ciclos cada vez más cortos, los líderes tendrán que aprender a vivir con grandes niveles de incertidumbre y de ambigüedad.

La tecnología va a sustituir las actividades rutinarias, tanto manuales como intelectuales, así que ahora serán más importantes otras capacidades, como la creatividad, la inteligencia emocional y la flexibilidad para adaptarse, según el documento “La revolución de las habilidades”, de Manpower Group.

Esta empresa ya habla de un “coeficiente de aprendabilidad”, que mide la capacidad de una persona de aprender nuevas habilidades.

Para tener equipos innovadores, las empresas tendrán que invertir en capacitación para sus empleados, según las recomendaciones de Manpower.

Mientras tanto, la transformación actual que vive la economía abre nuevas oportunidades de empleo. La industria estará más conectada a internet, gracias al internet de las cosas. Esto hará que las empresas que hasta ahora solo venden productos se conviertan en compañías de servicio. Por ejemplo, GE, que vende turbinas, máquinas y aparatos médicos, podrá recolectar información sobre el uso de sus maquinarias o sobre los resultados de los análisis médicos de los pacientes, y a partir de ahí ofrecer nuevos servicios.

Como señala Ramón Martínez, VP de Digital Power de GE, hay por lo menos dos grandes oportunidades a la vista en México. Una para desarrolladores de software, para que hagan aplicaciones para analizar toda la información que se va a generar con las herramientas y maquinarias conectadas a internet y otra para el análisis de datos.

“Yo no veo que la digitalización vaya a desplazar puestos laborales… va a crear nuevas oportunidades, se va a tener que incorporar personal que sepa de análisis de datos, monitoreo de activos y aplicaciones”, dice Martínez de GE.

RELACIONADAS