Dow Jones
Nasdaq 100
Ibovespa
S&P 500
Stoxx 50
Nikkei 300
IPC México
Tegucigalpa, Honduras.





Guatemala, Guatemala.





San Salvador, El Salvador.





Managua, Nicaragua.





San Jose, Costa Rica.





Panama, Panama.





Estrategia & Negocios. Portada impresa 177
Contactos
  • Ingresa a tu cuenta
  • |
  • Regístrate

Centroamérica & mundo

“Nicaragua está mejor que Honduras”, asegura CEO de Grupo Karim’s

El gurpo hondureño Karimá está ampliando sus inversiones regionales, haciendo base en Nicaragua. En una entrevista ofrecida al diario nicaragüense Nuevo Diario, el CEO de la compañía, Mohammad Yusuf Amdani, aseguró que en "Nicaragua hay estabilidad del Gobierno" y buenas perspectivas para hacer negocios. Aquí la entrevista.

  • 2013-10-10 |
  • Esta entrada tiene
  • Comentarios

  • 0 Favoritos
  • + Tweets
  • |
|
AGREGAR A MIS FAVORITOS

norma.lezcano

El gurpo hondureño Karim’s está ampliando sus inversiones regionales, haciendo base en Nicaragua. En una entrevista ofrecida al diario nicaragüense Nuevo Diario, el CEO de la compañía, Mohammad Yusuf Amdani, aseguró que en "Nicaragua hay estabilidad del Gobierno" y buenas perspectivas para hacer negocios. Aquí la entrevista.

Por: Douglas Carcache - Nuevo Diario

La instalación en Managua de la planta de textiles Pride Denim Mills, permitirá al Grupo Karim’s desarrollar la producción de tela de mezclilla, área en la que no estaba, y ser más competitivo en los mercados aprovechando las ventajas de Nicaragua, como el acceso a energía más barata, cuatro centavos menos por kilovatio con relación a Honduras.

Este grupo industrial, cuya matriz está en Pakistán, llegó a Centroamérica hace dos décadas y es la primera vez que invierte en Nicaragua, de donde abastecerá de tela a por lo menos 100 empresas maquiladoras, además de confeccionar ropa, explica su presidente, Mohammad Yusuf Amdani, en esta entrevista con El Nuevo Diario.

¿Cómo llega usted a Centroamérica?

Estudié en California, y estamos en el negocio de textiles por tercera generación. Empecé las operaciones en Estados Unidos y empezamos a ver cómo producir textiles cerca de Estados Unidos, porque antes, en esa temporada, eran cuotas de cada país y Centroamérica no tenía cuotas, entonces en eso empecé la búsqueda de dónde podíamos ubicarnos. El Salvador todavía estaba en guerra y Nicaragua no estaba en pantalla, como dicen. Honduras estaba empezando, en 1989 ellos aprobaron una Ley de Zona Libre y estaba la primera zona libre en construcción, y eso me atrajo la atención de que uno podía construir o alquilar una nave y empezar sin mucho trámite.

¿En qué se diferencia hoy Nicaragua de Honduras, en términos de ventajas, en la zona franca?

Una ventaja grande de Nicaragua, por el momento, porque en zona libre prácticamente las leyes de Honduras y Nicaragua son muy similares… Guatemala ha cambiado en los últimos cinco años, allá también tenemos operaciones. La simplificación de trámites, entre Guatemala y Honduras, son muy distintas a las de otros países centroamericanos. Pero cualquier inversión que sea de zona franca, de maquila u otro rubro, tiene que estar en un entorno completo del país; estamos hablando de estabilidad política, la seguridad ciudadana, las reglas claras de juego. Todas esas son partes en las que Nicaragua está mejor que Honduras. La situación de la seguridad en Honduras es difícil. En Nicaragua hay estabilidad del Gobierno y también la imagen y la perspectiva, por ejemplo lo que hace ProNicaragua, que le garantiza sus inversiones; todos esos puntos son claves para tomar una decisión de venir a un país en vez de a otro.

Nicaragua aún no tiene un puerto en el Caribe. ¿No le preocupa eso?

No. Es un costo adicional de fletes, de productos terminados que se tienen que exportar la mayor parte a través de Honduras, pero con sus otros costos le ayuda a compensar, porque el flete no es un costo primario del producto terminado. Con mano de obra, con energía, con todos los otros factores Nicaragua todavía es más competitivo que los otros países centroamericanos.

En el costo de la energía, ¿cuál es la diferencia que usted ve entre Nicaragua y Honduras?

Aproximadamente cuatro centavos por kilovatio, lo que en una textilera es una gran diferencia.

¿Eso contribuye a la rentabilidad de manera significativa?

Tal vez no a la rentabilidad, pero puedo decir que a la competitividad, porque tenemos un producto que vendemos a un mercado al que 180 países le venden; usted tiene que tener precios competitivos para que pueda competir con cualquier país del mundo. Entonces, cada centavo le hace diferencia para ser más competitivo en el mercado.

¿Y si de pronto el mercado estadounidense empieza a comprar menos?

Mientras usted pueda ser competitivo...? En México tenemos operaciones ya por 15 años, y gran parte de las maquiladoras o textileras se fueron de México porque México terminó siendo no tan competitivo, en el sentido de que su costo de mano de obra, su ley, ha cambiado. Pero nosotros hemos crecido en vez de bajar allí, porque manejamos la empresa con eficiencia y buscamos mercados adecuados para nuestros productos.

¿Qué tan barata es la mano de obra en Nicaragua, con relación al resto de Centroamérica?

Aproximadamente veinte por ciento.

Al abrir la planta de textiles ahora en noviembre, ustedes crearían 600 empleos. ¿Qué se necesita para llegar a generar 2,000 o 3,000 empleos?

La parte textilera es la más compleja. Producir la tela no es tan sencillo como el corte y confección. Es un proceso en el que se necesita muchísimo entrenamiento, tiempo, gente calificada; de todos los procesos, es el que tarda. Esperamos que en un año podamos llegar al nivel de eficiencia que estamos esperando en la planta, y una vez teniendo eso, ya la otra parte es más sencilla, que es el corte y confección y lavado.

¿Cómo harán con la materia prima? Se habla de la posibilidad de cultivar algodón para abastecer su planta, ¿y si eso tarda?

En materia prima no hay mucha preocupación porque Estados Unidos es uno de los proveedores más grandes del mundo en algodón, y el precio del algodón se maneja a nivel internacional en una plataforma, entonces el precio del algodón es el mismo en Pakistán, India o en Estados Unidos. Nosotros tenemos una hilandera en Honduras y compramos nuestro algodón en Estados Unidos. Eso realmente es de menos preocupación, más bien somos el importador más grande de Estados Unidos a Pakistán porque llevamos mucho algodón a Pakistán.

Esta inversión de unos 30 millones de dólares, en Nicaragua, ¿qué tan importante es con relación a otras que han hecho en otros países de Centroamérica?

No tanto, la inversión de 30 millones de dólares, porque tenemos inversiones más grandes en varios países, pero es significativa porque vamos a seguir invirtiendo en la segunda y tercera parte del proyecto; y más importante también porque vamos a generar ese número de empleos… Porque una maquila, cuando cambia el clima, puede salir; pero una textilera es casi imposible de trasladar a otro país, o moverse en un día o una noche. Entonces, el abastecimiento de tela, no solo para nuestra planta que vamos a hacer de corte y confección, va a ser para toda la industria, y la industria le va a dar larga vida. Actualmente hay más de 100 empresas que consumen tela, pero viene de otros países, y teniendo la materia prima para ellos, aquí, cerca de su planta, eso significa que le da duración a toda la vida de la industria.

¿Cómo entra esta nueva planta en Nicaragua en el engranaje de las empresas que ustedes tienen en Centroamérica?

Es que tenemos todo el proceso, entre la hilandera y la producción de tela, y actualmente producimos tela de algodón y tela sintética, y también de tejido plano pero en Estados Unidos. Cada producto depende de dónde está más competitivo, y los producimos en esos países; y no teníamos el ramo de mezclilla y por eso aquí en Nicaragua ya lo podremos ofrecer.

¿Qué es para usted la Responsabilidad Social y cómo funciona en su empresa?

Somos fieles creyentes, no por una certificación o una obligación, porque siento que cuando una empresa tiene éxito o se ubica en una comunidad, no solo los empleados o colaboradores de la empresa, también la comunidad y los ciudadanos tienen que ser beneficiados, tienen que sentir que hay un buen vecino, una buena empresa. Nosotros manejamos varios programas sociales en los países en que estamos, a través de nuestras fundaciones, básicamente en tres ejes: Ambiente, Educación y Salud. En Educación, tomamos las escuelas públicas y les proveemos de infraestructura, construcción de aulas, cafeterías y parques para niños, y creamos también un comité de parientes para la supervisión de la escuela, y apadrinamos a todos los niños que están en la escuela; entonces ellos no tienen ningún costo por los útiles. Actualmente en Honduras tenemos más de 2,600 estudiantes que apadrinamos, son cinco escuelas. En Salud, trabajamos con el hospital del Estado, que es el hospital más grande de la ciudad, donde tenemos siete clínicas y proveemos cinco médicos y enfermeras.

¿Quién es?

Mohammad Yusuf Amdani nació en Pakistán y realizó estudios de Negocios y Mercados en California, Estados Unidos.

Es CEO del Grupo Karim’s (GK), una de las empresas de textiles más grandes de Pakistán, cotizada en la Bolsa de Valores.

Desde Pakistán “todavía hacemos un gran negocio porque traemos… aparte de nuestras fábricas de producción y consumo interno, somos el distribuidor más grande de materia prima para todas las textileras de la región; traemos un gran volumen de materia prima de Pakistán para distribuir también en Centroamérica, tenemos una vinculación permanente de negocios, de familia”, explica Yusuf.

Noticias
relacionadas
Envía tu comentario