Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-07-26
Close up dollar bill
  Ver Fotogalería

Costa Rica: Una banca sujeta a altas tasas de interés

Costa Rica tiene un panorama muy complejo, pues su problemática fiscal podría complicar la situación del sector financiero bancario.

Por Daniel Suchar, especial para E&N

Con un problema de déficit fiscal que acompañó, aunque no es nuevo, la administración del presidente saliente, Luis Guillermo Solís Rivera; el sector financiero bancario de Costa Rica ha tenido que lidiar con todos los inconvenientes que conlleva la situación.
La colocación de deuda por parte del Ministerio de Hacienda se hace cada día mas complicada, pues ha tenido que recurrir a ofertar una mejor tasa de interés, encareciendo el préstamo para las arcas del Estado. Y con ello, su Tasa de Política Monetaria ha presentado ajustes hacia el alza, trasladándose a las Tasas Activas (colocación) como Pasivas (captación) dentro del país. Definitivamente, todo un reto para un sector que tiene que lidiar con este vaivén de tasas y por ende, con sus resultados a final del año.

Costa Rica sigue siendo el segundo país de la región en cuanto a niveles de activos bancarios, solo por detrás de Panamá. Con un nivel de US$ 46.461 millones, se consolida como un país donde la banca se ha desarrollado mucho más rápido que en el resto de la región (salvo Panamá); y que dichos activos han crecido en el último año en un +4,64%.

Captura de pantalla 2018-07-26 a la(s) 11.2(800x600)

Por parte de la cartera general financiera de Costa Rica, presenta una leve mejoría (2,67%) con respecto al año anterior, ubicándose en US$29.833 millones y mientras tanto sus depósitos presentan un crecimiento de +6,74% versus lo conseguido en el año 2016, alcanzando la cifra de US$30.280 millones en este rubro tan importante.
En donde sí se muestra un retroceso importante y significativo es el rubro de Utilidades, con una una cifra alarmante de -34,16%. Este resultado es el reflejo de la caída en Utilidades de los primeros ocho bancos del país, ya que todos y cada uno de ellos, muestran variaciones negativas.
Prácticamente, la economía nacional de Costa Rica esta manejada por tres bancos estatales: Banco Nacional, Banco de Costa Rica y Banco Popular (60% de los Activos del sector financiero bancario del país).
El Banco Nacional presenta un monto en activos de US$12.512 millones (+9,65%). El Banco de
Costa Rica, obtiene en el mismo rubro un monto de US$8.989 millones (+4,65%) mientras que el Banco Popular crece en un +8,83% US$6.037 millones.
Cuando se analizan los resultados de estos bancos en cartera neta y depósitos obtenidos, es donde se pueden distanciar entre sí: Banco Nacional muestra crecimiento en cartera (+5,37%) y depósitos (+11,05%); BCR no muestra crecimiento en su Cartera (+0,03%) y en sus depósitos sí logra un +8,14%. La cartera del Popular crece +8,41% y sus depósitos +12,33%.

El problema radica en la gestión operativa de los tres. Las utilidades reportadas muestran caídas importantes. Banco Nacional pasa de obtener una utilidad de US$96,718 millones a US$57,842 millones (-40,19%); BCR obtiene un resultado adverso de -32,45% (de US$97.632 millones a US$65.948 millones).
Y sumado a estas caídas operativas, el Banco Popular se une con un declive de -9,55%; haciendo que las utilidades de estas tres entidades golpeen a los resultados del todo el sector.
Seguidamente, el sector financiero costarricense se nutre de al menos, catorce entidades financieras privadas que dinamizan el mercado siendo mas eficientes a la hora de atender a los clientes y en términos de colocaciones.
El Banco de América Central (BAC) se consolida como el primer banco privado del país. Con un aumento considerable en sus activos (+9,88%) alcanza US$5.939 millones, mientras que sus competidores más cercanos, también con carácter centroamericano: Scotiabank, Davivienda, Promerica y Lafise; consiguen desempeños del -0,72%, +10,66%, +17,66% y +2,71% respectivamente.

Captura de pantalla 2018-07-26 a la(s) 11.3(800x600)

Cuando se analizan las carteras de estos cuatro bancos privados en Costa Rica, el BAC se ubica muy cerca del Popular (US$4.381 millones), con un diferencial de +9,13% alcanzando valores de US$4.282 millones. Para el resto de las entidades financieras privadas, el aumento de Scotiabank es muy leve (+0,48%), Davivienda y Promerica si muestran importantes avances (+10% y +12,75%). Lafise retrocede -2,84%.

En el desempeño de los depósitos, estos cuatro bancos muestras crecimientos. BAC con +13,98%; el mejor resultado porcentual lo consigue Promerica con un +19,96%. Ya para el caso de Scotiabank y Davivienda, consiguen mejorar un +2,29% y un +4,69%, respectivamente. El desempeño negativo lo presenta Lafise con un leve retroceso del -0,85%.
Pero al igual que en el caso de las entidades estatales, los bancos privados muestran una caída en sus niveles de utilidades, que terminan de golpear el indicador a niveles macro para el sector en Costa Rica.
Para las entidades posicionadas del cuarto al octavo lugar, sus utilidades del 2017 bajaron desde US$141,816 millones hasta US$110,440 millones, reflejando una baja en un -22% en este rubro tan importante para el país.
Del resto de las entidades financieras que completan el ranking de bancos de Costa Rica, se encuentran nueve que representan el 9% de los activos, el 8,6% de la cartera e igual número en los depósitos, mientras que en las utilidades pesan el 14%.
Es importante aclarar que en Costa Rica se ha presentado la quiebra del Banco Crédito Agrícola de Cartago, el cual arroja unas utilidades negativas por el orden de US$48,642 millones.

RELACIONADAS