Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-07-11

CIDH: Represión en Nicaragua ha dejado 264 muertos

El MESENI observó una 'profundización y diversificación de las formas de represión contra los opositores, así como contra quienes se encuentran en las barricadas contra quienes colaboran de cualquier forma con los bloqueos incluyendo familiares y vecinos.

Por AFP

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aumentó el miércoles a 264 el número de muertes en Nicaragua en el contexto de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, iniciadas el pasado 18 de abril.

"De conformidad con el registro de la CIDH desde el comienzo de la represión de las protestas sociales, hasta la fecha 264 personas habrían perdido la vida y más de 1.800 habrían resultado heridas", dijo el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, al informar al consejo permanente de la OEA sobre la situación en Nicaragua.

Hasta ahora, la CIDH, ente autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), había dado cuenta de 212 muertos y 1.337 heridos en el marco de las manifestaciones.

En su informe este miércoles, Abrao dijo que el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI, creado por la CIDH en Managua el 24 de junio con el fin de aplicar sus recomendaciones para terminar con la violencia), sumó 52 fallecidos y múltiples heridos "en el contexto de represión actual".

"El MESENI observó con preocupación una profundización y diversificación de las formas de represión contra la población manifestante y opositora, así como contra quienes se encuentran en los tranques y/o barricadas en forma de protesta y contra quienes colaboran de cualquier forma con ésta, incluyendo familiares y vecinos", dijo Abrao.

Desde el estallido de las protestas, la CIDH detectó en Nicaragua "un patrón de uso desproporcionado de la fuerza, ejecuciones extrajudiciales y detenciones masivas y arbitrarias", reiteró Abrao.

Agregó además que la CIDH ha encontrado "una nueva modalidad de represión" vinculada a la toma de tierras por parte de grupos organizados, que invaden propiedad privada para intimidar a la población.

NI grupos represion(800x600)

Exigen investigar uso de armas de guerra contra manifestantes

Una organización de derechos humanos de Nicaragua exigió este miércoles al ejercito investigar denuncias de uso de armas de guerra de alto calibre por parte de las fuerzas progubernamentales para reprimir las protestas, que dejan unos 260 muertos.

Existen "evidencias por denuncias de la ciudadanía de utilización de armas de guerra de alto calibre y granadas de demolición de uso exclusivo del ejército en las ciudades de La Trinidad, León, Sutiaba y Carazo", afirmó el secretario de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Alvaro Leiva, en rueda de prensa.

Según Leiva, en las operaciones efectuadas los últimos días en estas ciudades se evidenció el uso de lanzagranadas RPG7 y ametralladora 30.

"Queremos expresarle al ejército que si realmente tiene bajo su control el inventario de armas de alto calibre (...) que abra un proceso de auditoría e investigación para delimitar responsabilidad", demandó Leiva.

El ejército aseguró el martes en un comunicado que tiene "control absoluto" de su arsenal y negó cualquier involucramiento en la represión a los manifestantes.

"Rechazamos el montaje de actos donde nunca hemos estado, las falsas informaciones e imágenes manipuladas que tienen como objetivo hacer creer el involucramiento de personal y armamento del Ejército de Nicaragua en actividades de orden público", dijo la institución.

Hay que "descubrir quiénes son realmente los que están utilizando estas armas de alto calibre de guerra que solo el ejército puede tener", dijo Leiva.

Sostuvo además que tiene información sobre la existencia de fosas comunes en Carazo (suroeste), donde el domingo hubo un fuerte ataque gubernamental, "para esconder cadáveres de ciudadanos asesinados".

Según la ANPDH, los enfrentamientos entre las fuerzas del gobierno y los manifestantes han dejado 351 muertos desde el inicio de las protestas el 18 de abril, de los cuales 306 son civiles, 20 paramilitares, 16 policías y un militar.

La mayoría de las víctimas son hombres de 18 a 30 años, mientras que 27 son niños y adolescentes menores de 17 años, según el informe.

Por su parte, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) registra 258 muertos, de los cuales 24 fallecieron el domingo durante la incursión gubernamental en Carazo.

"Es algo terrible, fue una masacre, esto no tiene nombre, es un endurecimiento del crimen de manera bárbara", dijo a la AFP la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reportó este miércoles 264 muertos en las protestas en Nicaragua.

RELACIONADAS