Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2018-04-15
James Comey (izquierda), ex director del FBI catalogó a Donald Trump (derecha) como moralmente incapacitad para dirigir as rendas de EUUU. Lea más:

Exjefe del FBI: Trump 'moralmente incapacitado' para ser presidente

Comey fue despedido abruptamente en mayo de 2017 por Trump, desconforme con la investigación de una posible confabulación de su campaña en 2016 con Moscú para perjudicar a su rival demócrata.

Por AFP

Donald Trump esta "moralmente incapacitado" para ser presidente de Estados Unidos dijo a la cadena ABC el exdirector del FBI James Comey, durante una entrevista emitida el domingo.

"No creo que él esté médicamente incapacitado para ser presidente. Creo que está moralmente incapacitado para ser presidente", dijo Comey de Trump, según una transcripción de la ABC.

Donald Trump, por su parte, arremetió nuevamente Comey, previo a la emisión de una extensa entrevista televisiva con el exdirector del FBI sobre su interacción con el presidente estadounidense.

En uno de los extractos de la entrevista adelantados por la cadena ABC, Comey reconoció que su convicción de que Hillary Clinton ganaría las elecciones presidenciales de 2016 influyó en su forma de manejar la investigación sobre ella mientras él ocupaba el cargo.

Los extractos provocaron el domingo otra furiosa ronda de tuits por parte de Trump. "Él tomó decisiones pensando que ella iba a ganar, y quería un trabajo. ¡Canalla!", escribió en uno.

"Nunca le pedí lealtad personal a Comey. Ni siquiera conocía a este tipo. Es solo otra de sus muchas mentiras. ¡Sus 'memorandos' son de autoservicio y FALSOS!", lanzó en otro.

Comey fue despedido abruptamente en mayo de 2017 por Trump, desconforme con la investigación de una posible confabulación de su campaña en 2016 con Moscú para perjudicar a su rival demócrata.

En la entrevista, el exjefe del FBI dice que su decisión de anunciar que se reabriría la pesquisa sobre la utilización por parte de Clinton de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado once días antes de las elecciones apuntó a garantizar la legitimidad de la elección.

"No recuerdo haberlo pensado conscientemente, pero debió ser así, porque yo funcionaba en un mundo en el que Hillary Clinton iba a ganarle a Donald Trump, así que estoy seguro de que eso fue un factor", dice el exjefe del FBI.

"Ella iba a ser elegida presidenta de Estados Unidos, y si yo ocultaba (la reapertura de la investigación) al pueblo estadounidense, sería vista como ilegítima, porque eso saldría a la luz después de su elección", afirma Comey, al contar como se sentía en aquel momento.

Las declaraciones a la ABC se suman a lo que Comey relata en las memorias que acaba de publicar.

En el libro, admite que tal vez su preocupación por la legitimidad de la elección de Clinton, que entonces las encuestas daban como ganadora segura, tuvo "más peso que si las elecciones hubieran parecido apretadas o si Donald Trump hubiera figurado delante en las encuestas".

Posteriormente, Hillary Clinton dijo creer que el anuncio de Comey de la reapertura de la investigación sobre ella en una carta pública incidió en su derrota.

"Después de la carta de Comey, mi impulso se detuvo", aseguró Clinton a la radio pública NPR a finales de 2017. "Mis números en las encuestas cayeron, estábamos luchando para tratar de recuperarlos, y nos quedamos sin tiempo", afirmó.

Comey califica a Trump de "egocéntrico, mafioso y fóbico

James Comey, el exdirector del FBI despedido en 2017 por Donald Trump, retrata un presidente estadounidense egocéntrico y anárquico en su libro "Una lealtad mayor: verdad, mentiras y liderazgo", que sale el martes.

Primera impresión

"Su cara parecía ligeramente anaranjada, con medialunas muy blancas debajo de sus ojos donde, creo, se había puesto anteojos (durante sus sesiones de bronceado artificial), y (tenía) un peinado impresionante, cabello muy rubio que, después de una cuidadosa inspección, parecía ser todo suyo. Recuerdo haberme preguntado cuánto tiempo le llevaba poner todo eso en su lugar por la mañana, y cuando tendió la mano, mentalmente me ocupé de comprobar su tamaño. Era más pequeña que la mía, pero no anormalmente más pequeña".

El padrino

"El círculo silencioso de asentimiento. El jefe en control total. Los juramentos de lealtad. La cosmovisión de nosotros contra ellos. La mentira sobre todas las cosas, grandes y pequeñas, al servicio de algún código de lealtad que pone a la organización por encima de la moralidad y por encima la verdad".

Fobia a los gérmenes

"Tengo fobia a los gérmenes. No hay forma de que deje que la gente orine sobre mí. De ninguna manera", dice Trump, citado por Comey, al desmentir reportes de un exespía británico que relata una supuesta tarde con prostitutas en 2013 en Moscú. "Luego habló de casos en los que mujeres lo acusaron de agresión sexual, un tema que yo no había sacado. Mencionó a varias mujeres y pareció haber memorizado sus acusaciones. Cuando comenzaba a ponerse más a la defensiva y la conversación se encaminaba hacia el desastre, por instinto (dije): 'No lo estamos investigando, señor'. Eso pareció calmarlo"

Sin risas

"No recuerdo haberlo visto reír, nunca. Ni durante una charla antes de las reuniones, ni en una conversación ... Existe el riesgo de que esté malinterpretando esto (...) pero no sé de otro líder que no se ría con cierta regularidad en público. Sospecho que su aparente incapacidad para hacerlo está enraizada en una profunda inseguridad, su incapacidad de ser vulnerable o de arriesgarse a apreciar el humor de los demás, lo cual, tras reflexionarlo, es realmente muy triste en un líder, y da un poco de miedo en un presidente".

Los correos de Hillary

"Repasé mentalmente el caso de los correos electrónicos de Clinton cientos de veces. (...) Estoy convencido de que si pudiera hacerlo todo de nuevo, haría lo mismo, dado mi papel y lo que sabía en ese momento. Pero también creo que personas razonables podrían haberlo manejado de forma diferente (...) Leí que (Hillary Clinton) siente rabia hacia mí, y lo siento. Lamento no haber podido explicarle mejor a ella y a sus seguidores por qué tomé las decisiones que tomé".

El "beso"

"Impedí el abrazo, pero obtuve algo peor. El presidente se inclinó y puso su boca cerca de mi oreja derecha. 'Tengo muchas ganas de trabajar contigo', me dijo. Desafortunadamente, debido a la posición ventajosa de las cámaras de televisión, muchos, incluidos mis hijos, pensaron que lo que vieron fue un beso. Todo el mundo 'vio' a Donald Trump besar al hombre que algunos creían que había logrado que fuera elegido presidente".

La llamada de Kelly

"Recibí una emotiva llamada del general John Kelly, entonces secretario de Seguridad Interior. Me dijo que estaba enfermo por mi despido, que tenía la intención de renunciar como protesta (...) Le pedí que no hiciera eso, que el país necesitaba personas de principios en torno a este presidente, especialmente este presidente".

Incendio forestal

"La presidencia de Donald Trump amenaza gran parte de lo que es bueno en esta nación. Todos somos responsables de las opciones profundamente viciadas que se presentaron a los votantes durante las elecciones de 2016, y nuestro país está pagando un alto precio: este presidente no es ético y está desvinculado de la verdad y los valores institucionales. Su liderazgo es transaccional, impulsado por el ego y la lealtad personal. Somos afortunados de que algunos líderes éticos hayan elegido servir y permanecer en altos niveles de gobierno, pero no pueden evitar todo el daño del incendio forestal que es el la presidencia de Trump. Su tarea es tratar de contenerla".

RELACIONADAS