Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2017-08-11

Maduro ofrece la mano a Trump, pero blande las armas

Maduro ordenó al canciller, Jorge Arreaza, iniciar gestiones para buscar una 'conversación personal con Donald Trump, telefónicamente o incluso en el marco de la Asamblea General de la ONU en septiembre.

Por AFP

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofreció al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una conversación frente a frente, pero lo acusó de promover la violencia para derrocarlo y el aislamiento internacional de su país.

"Si está tan interesado en Venezuela, aquí estoy yo (...). Mister Donald Trump, aquí está mi mano", dijo Maduro, al acudir el jueves en el Palacio Legislativo a la sesión de la Asamblea Constituyente, cuyos 545 miembros le ratificaron por unanimidad como "presidente, jefe de Estado y de gobierno, y comandante de la Fuerza Armada".

El mandatario había declarado previamente su subordinación ante ellos.

Maduro ordenó al canciller, Jorge Arreaza, iniciar gestiones para buscar una "conversación personal" con Trump, telefónicamente o incluso en el marco de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, en septiembre.

Al tiempo que dijo querer relaciones "normales" con Estados Unidos, le advirtió al gobernante estadounidense que su país responderá "con las armas en la mano" a una agresión. "Venezuela jamás se va rendir (...). Debe saberlo el imperio norteamericano", amenazó.

La víspera, el Tesoro norteamericano impuso sanciones contra Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), y otros siete funcionarios por impulsar la Constituyente, quienes se sumaron a 13 sancionados, acusados de romper la democracia, corrupción y violación de derechos humanos.

Maduro, principal sancionado por Estados Unidos, anunció su intención de recurrir ante la justicia de ese país contra las sanciones, "porque no tienen base moral".

Asimismo, lanzó ataques contra países vecinos, luego de que esta semana 12 gobiernos de América condenaron a Maduro por una "ruptura" de la democracia y desconocieron la Constituyente, también rechazada por la Unión Europea.

"Quienes se complotan contra Venezuela (...) son los gobiernos más salvajemente subordinados a la política exterior de Estados Unidos (...) son arrastrados", aseveró.

"Justicia severa"

Maduro convocó la Constituyente, que regirá al país por dos años con poderes ilimitados, prometiendo que traería una salida a la grave crisis política y económica del país, sumido en una ola de protestas que deja unos 125 muertos.

El presidente celebró que, apenas se instaló el pasado fin de semana, la Constituyente destituyera a la fiscal general, Luisa Ortega, confesa chavista que se rebeló contra el gobierno y a quien acusó de darle una "puñalada por la espalda"

Además, presentó ante los asambleístas una ley para castigar con penas de 15 a 25 años de cárcel a quienes "expresen odio, intolerancia y violencia".

"Ya basta de odio, basta de intolerancia", dijo Maduro, quien pidió aplicar "justicia severa" y levantar la inmunidad a diputados y otros dirigentes acusados de instigar a la violencia en las protestas.

Según la oposición, 23 de sus alcaldes han sido blanco de la justicia -acusada de oficialista-, algunos de los cuales están presos, destituidos y en fuga o en el exilio. Otros tienen procesos pendientes.

La justicia condenó el miércoles a David Smolansky, alcalde del municipio El Hatillo, a 15 meses de cárcel, igual que lo hizo hace dos días con Ramón Muchacho, alcalde de Chacao. Ambos están en fuga y fueron castigados por no impedir bloqueos de vías en sus municipios, en el este de Caracas.

"¿Esta es la paz que dice Maduro? Pero ninguno de nosotros le tiene miedo a la persecución", aseguró el alcalde del también caraqueño municipio Baruta, Gerardo Blyde, quien igualmente enfrenta un proceso abierto en tribunales.

Maduro, pese a ello, llamó a un diálogo y dijo que obligará a sus adversarios a sentarse a hablar "por las buenas o por las malas".

"No nos van a rendir"

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió participar en las elecciones de gobernadores del 10 de diciembre para no dejar el camino libre al gobierno, pese a que acusa al Consejo Nacional Electoral (CNE) de "fraude" en la elección de la Constituyente.

Pero "la prioridad no es tener gobernadores, sino salir de la dictadura", aseguró el vicepresidente del Parlamento de mayoría opositora, Freddy Guevara, al convocar para el sábado a una marcha en respaldo a los alcaldes destituidos.

"No nos vamos a doblegar, no nos van a rendir, aunque con la Constituyente están envalentonados", añadió Guevara.

Analistas consideran que el gobierno no está en capacidad de ganar una elección.

Maduro enfrenta el rechazo de 80% de los venezolanos, según encuestas que indican que la MUD podría ganar hasta 18 de 23 gobernaciones, lo que sería un nuevo golpe al chavismo, que sufrió en las legislativas de 2015 su más estruendosa derrota.

Pero la oposición no la tendrá fácil. Uno de los más poderosos constituyentes, Diosdado Cabello, dijo que los candidatos opositores requerirán "un certificado de buena conducta" de ese órgano que valide que no alentaron la violencia en las protestas.

RELACIONADAS