Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2017-07-08

Marcela Zamora: La voz de denuncia que busca cambios

Sus documentales son su voz, pero Marcela asegura que representa la voz de denuncia a través del amor, a través de la compasión, a través de ver el dolor, como de los que lloran a sus muertos o que recuerdan sus abusos en su paso por México hacia Estados Unidos.

Por Claudia Contreras, eyn.net

Madres, abuelas, tías centroamericanas buscando a sus hijos desaparecidos en México, la vida de los niños en barrios de pandillas, empleadas domésticas maltratadas, mujeres parientes tras las huellas de sus desaparecidos en El Salvador por la guerra de pandilla, víctimas de la guerra civil de El Salvador en los 80. En breve, son los protagonistas de Marcela Zamora, documentalista, periodista, salvadoreña y cofundadora de la casa productora de cine Kino Glaz, con sede en El Salvador y México.

“Sueño con que mis documentales tengan una voz más fuerte, que calen más en el Gobierno, en los tomadores de decisión, en los que tienen el poder para generar cambios”, resume Zamora. Subrayó que hacer documentales, ser documentalista y vivir de eso es un privilegio. “Que te paguen por ser feliz es uno de mis mayores logros”.

Su primer gran hito comenzó en Cuba cuando fue aceptada para estudiar dirección de documentales en San Antonio de los Baños (EICTV). “Salís con contactos en todo el mundo. El cine es red. Si no tenés una red, no podes hacer cine, porque si no sos conocida en la red, si la red no te aprecia no hay fondos y no podes hacer lo que querés que hacer”. Sus filmes han participado y han sido premiados en festivales del continente americano, europeo y asiático.

María en Tierra de Nadie



Su siguiente paso fue recorrer las vejaciones y abusos que sufren los migrantes centroamericanos, sin papeles, en su paso por México. Vio cómo las entrevistas en los refugios de migrantes en México sólo cubrían los hechos de los hombres, entonces decidió dar rostro femenino a la migración centroamericana: dolor de abuelas y madres que buscan a sus hijos y nietos en México. Pero también acompañó a varias mujeres hasta llegar a Estados Unidos. Algunas, nunca lo lograron. El documental María en Tierra de Nadie (2011) marcó el reconocimiento internacional de Zamora como documentalista. “Fue un parto”, como dice Zamora, que con orgullo afirma inició un abrir de ojos en la sociedad mexicana de este drama diario. Alejandro Solalinde, sacerdote católico mexicano defensor de los derechos humanos de los migrantes, dijo sobre filme: “Lo peor es que este es un documental que no caduca. Sigue pasando en territorio mexicano”.

¿Por qué la migración? “Porque es una crisis humanitaria que está pasando enfrente de todos y nadie la quiere ver”, dice Zamora.

Las mujeres son protagonistas de sus documentales. “Las mujeres en El Salvador aguantan todo (…) aguantan muchísimo. Los hombres hacen la guerra, los hombres están en la pandilla, los hombres desaparecen. Aparte de trabajar y llevar el sustento a la casa, es la que cría a los hijos, las que los proteje, la que vela por ellos. Hace todo y cuando no le queda ninguna alternativa es que le toca irse a Estados Unidos”.

En El Cuarto de los Huesos (2015) narró las tres tragedias sociales que vive El Salvador: los restos de los migrantes desaparecidos que regresan como calaveras, los desaparecidos de la guerra actual entre pandillas y los de la guerra civil de los 80.



¿Sus retos? “Tengo cara de niña, soy mujer y soy centroamericana”. Además, apuntó que las mujeres deben revisar cinco veces las cosas que hacen. “Debemos tener mucha fuerza para manejarnos en el mundo, pero se puede”. Zamora recordó que en una película de Martin Luther King dijo: “nosotros los negros no nos podemos equivocar, un blanco se puede equivocar 100 veces”. Insistió: “Tu te puedes equivocar una vez y hasta ahí llegó tu vida. Eso aplica para el genero femenino. Nosotras tenemos que revisar cinco veces las cosas que hacemos, debemos tener mucha fuerza para manejarnos en el mundo, pero se puede. Deberíamos de ser exigentes, solo que esa exigencia debería de ser igual para los hombres que para las mujeres”.

Su último proyecto es retratar las historias de las migrantes que lograron llegar a Estados Unidos. Sigue la historia de Marta, una de sus protagonistas en María en Tierra de Nadie, en Women Behind The Wall, para conocer a las madres migrantes sin documentos en Estados Unidos, en la era de Donald Trump. Negocia la producción del siguiente documental con una de las cadenas productoras más importantes para filmar entre octubre y diciembre de este año.



¿Qué es lo más difícil y lo más gratificante de las tareas que actualmente ejerce?
“Es ver al público reaccionar frente a los documentales cuando se levanta un niño o un joven y me dice: usted me ha hecho pensar distinto, o yo no sabía de esa situación, o qué puedo hacer para ayudar a esas personas que salen en su documental. Eso y regresar a mi casa y ver a mi hija. Es de los momentos más hermosos que tengo en mi día”.

País: El Salvador
Cargo: Documentalista. Cofundadora de la casa productora de cine Kino Glaz

Su mayor logro: Hacer documentales, ser documentalista y vivir de eso. "Vivo de hacer documentales, mi salario sale de hacer documentales. Eso, no solo en la región, sino en el mundo es un privilegio: que te paguen por ser feliz. Es uno de mis mayores logros". A la par, ser madre es uno de sus mayores logros. "Para mí, ser madre es algo que me complementa. Me encanta la maternidad tanto como hacer documentales, los vivo los dos a plenitud. Son mis dos grandes logros".

Sueña con: "Sueño con que mi trabajo, mis documentales tengan una voz más fuerte, que calen más en el Gobierno, en los tomadores de decisión, en los que tienen el poder para generar cambios. Sueño con que mi voz, que es la voz de mis documentales tenga más fuerza. Y la voz de mis documentales son la voz de las víctimas. Mi voz es replicar la voz de las víctimas".

RELACIONADAS