seorimícuaro
ÚLTIMA HORA ►

Agua potable para todos

Viernes 13 de abril, 2012.
 

En familias rurales, el Ecofiltro permite reducir hasta en US$30 al mes el consumo de leña, que se utiliza para hervir el agua.

 

Tan solo un 0,08% del agua en el mundo es útil para uso doméstico, por lo que cualquier iniciativa que contribuya a generar agua potable no tiene precio. La OIT reconoció a un emprendedor chapín que creó un importante proyecto en este sentido.

Por: Alberto López

El Ecofiltro, un producto del ingenio del guatemalteco Philip Wilson, está beneficiando a miles de personas en Guatemala, sobre todo a las mayorías con menores recursos económicos.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoció el logro de Wilson con el Premio al Emprendedor Social del Año, otorgado a mediados de diciembre anterior.

El Ecofiltro se traduce en beneficios económicos, sociales, de salud y para el medio ambiente.

“En familias rurales puede impactar de manera relevante, al reducir hasta en 230 quetzales al mes el consumo de leña (unos US$30), pues la temperatura para hervir el agua para hacerla potable requiere de mucha leña”, dijo Wilson.

El emprendedor también comercializa el Ecofiltro en las zonas urbanas guatemaltecas, a un precio competitivo con respecto al resto de filtros del mercado, pero de tal manera que este mercado urbano subsidie al rural.

En los últimos cinco años, Ecofiltro ha distribuido más de 103.000 filtros en todos los departamentos de Guatemala.

Según estadísticas de UN-Water -división de la Organización de las Naciones Unidas para el Agua, ONU-Agua-, de toda el agua disponible en el mundo (ver cuadro Porcentaje de Agua en el Mundo) solo un 0,08% es potable y para uso doméstico.

Al generalizarse su uso, a juicio de Wilson, el Ecofiltro reduciría los impactos ambientales relacionados con el negocio del agua embotellada, como la reducción de envases de plástico y de desechos relacionados con la producción y el consumo del agua, así como de las emisiones del transporte de garrafones y otras presentaciones de recipientes del agua embotellada.

Wilson no descarta expandir los beneficios de su invento al resto de la región, inclusive a su vecino más cercano y con graves problemas de agua también, El Salvador.

Para ello, Ecofiltro está por finalizar la ampliación de su planta de producción, con lo que pasarán de producir 200 unidades por día a 1.000 unidades por día.

“Nuestro proyecto se vuelve autosostenible por los impactos económicos, sociales, ambientales y de salud, es un círculo completamente virtuoso”, aseguró Wilson, quien agregó que “no hay mayor satisfacción que trabajar para ayudar a otras personas”.

Philip Wilson, ganador del Premio al Emprendedor Social del Año.

 

Auspiciantes

El Premio al Emprendedor Social del Año de Centroamérica, Panamá y República Dominicana es un concurso promovido por la OIT y la Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, en alianza con el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) de Guatemala, y está dirigido a reconocer y premiar el trabajo de destacados emprendedores sociales en la región, y a expandir el intercambio de ideas y proyectos.

La Fundación Schwab para el Emprendimiento Social es una organización sin fines de lucro, fundada en 1998 con el propósito de promover los emprendimientos y fomentar el rol de los emprendedores sociales como agentes de cambio para el progreso y la innovación social. Con sede en Suiza, fue fundada por el alemán Klaus Schwab.

Para el director de la OIT para Centroamérica, Haití, Panamá y República Dominicana, Virgilio Levaggi, “la mejor política social es el trabajo; si queremos la inclusión social, hay que garantizarlo, más del 60% de los que trabajan lo hacen para sobrevivir, y el resto para progresar”.

En opinión de Levaggi, el compromiso de los emprendedores sociales es que se puede hacer mejores países, pero para que todo se acelere, hay que presionar a los Estados para que implementen adecuadas políticas públicas y rindan cuentas al respecto.

“Un emprendedor social parte de un enfoque de servicio, y eso debe permear a la empresa privada, al Estado y al resto de la sociedad”, manifestó el funcionario de la OIT.

Otro de los finalistas (ver recuadro), Alejandro Valle, de Biopersa, compartió detalles de su innovación, la cual trabaja en Guatemala en la recolección de aceites y grasas para convertirlas en biodiesel.

Alrededor del 35% de los restaurantes, hoteles y empresas que se dedican a la producción de alimentos ya opera con Biopersa. El 42% de los mataderos de ganado destinan sus desechos a este fin.

Además, se calcula que un vehículo reduce hasta en un 87% sus emisiones al utilizar biodiesel; actualmente Biopersa abastece a unas 100 empresas de transporte.

El concurso presenta una oportunidad única para dar a conocer el concepto y unir a emprendedores de toda la región para que puedan intercambiar y compartir ideas que se traduzcan en mejorar la calidad de vida y trabajo de millones de personas.

“Hemos logrado descubrir a personas extraordinarias, quienes a pesar de los grandes desafíos que atraviesa la región, han creado instituciones innovadoras que benefician a los más necesitados”, declaró, a través de un video desde Suiza, la directora principal de la Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, Mirjam Schoening.

El presidente del Cacif, Marco García, manifestó que “al valorar la riqueza de este concurso, hacemos eco de los ejes del documento 2012 Nuevo Principio, que propone a los emprendedores de acción que impulsen una transformación de la realidad nacional, así como un cambio de cultura en el país, a partir de la revalorización del ser humano, la formación de la juventud, la apuesta decidida por la naturaleza y el fomento de una cultura de paz”.

Wilson, como ganador, pasará a formar parte de un selecto grupo de la Fundación Schwab, que reúne a los emprendedores sociales más destacados del mundo. Esta es una instancia para el intercambio de conocimientos, experiencias y mejores prácticas.

El ganador será, además, invitado a la próxima reunión regional del Foro Económico Mundial, en Puerto Vallarta, México, en abril de 2012, y tendrá acceso a una privilegiada plataforma para interactuar con líderes políticos, corporativos, de la sociedad civil y de la prensa.

 

COMENTARIOS:

Hosting Uruguay