seorimícuaro
ÚLTIMA HORA ►

Mis impresiones sobre Davos Suiza 2012

Viernes 24 de febrero, 2012.
 

Salvador Biguria.

 

Davos definitivamente no es el Monte Olimpo. Sin embargo, es una plataforma invaluable que permite el diálogo y el intercambio de ideas entre las personas más influyentes del mundo, y sin lugar a dudas, el mundo es un lugar mejor gracias a espacios como este. Las reflexiones del guatemalteco Salvador Biguria, Young Global Leader 2011, ejecutivo de Grupo Pantaleón.

Por: Salvador Biguria *

En la antigua Grecia, se creía que la casa de los dioses estaba en el Monte Olimpo. En el mundo actual, hay algunos que creen que el Monte Olimpo se ha trasladado al pueblo en las montañas de Suiza llamado Davos, donde cada mes de enero los líderes empresariales, políticos, académicos y de la sociedad civil más importantes se reúnen para discutir temas de actualidad y del futuro del mundo.

No necesariamente comparto esta noción que Davos sea el Monte Olimpo, sin embargo, este año tuve el privilegio de haber tenido acceso a esta cumbre después de haber sido nombrado a ser parte del foro de Young Global Leaders (Jóvenes Líderes Globales), y tuve la oportunidad de tomar un vistazo “a través del espejo”.

Quiero compartir un resumen de mi experiencia y de las lecciones principales del evento, y trataré de plantear su relevancia para Centro América. Empezaré con los temas generales:

1. Tenemos que aceptar y adaptarnos a la complejidad, la interconectividad y la velocidad para tener éxito en el entorno actual.

•     Debemos renunciar a la idea de que el mundo es un conjunto de sistemas lineales que se desarrollan en un movimiento continuo con el paso del tiempo. El mundo se ha convertido en un conjunto de sistemas muy complejos, con múltiples interconexiones y un carácter no lineal. En este mundo, “grandes eventos” pueden conducir a “resultados pequeños”, y “pequeños eventos” pueden resultar en “grandes impactos”.

•     La interconectividad (o “híperconectividad” cómo algunos le llaman) que hemos logrado ya ha cambiado dramáticamente la manera en que nos comportamos. Permite eliminar la distancia entre los que viven lejos, y puede generarla entre aquellos que viven cerca. Se ha alcanzado acceso casi ubicuo a la información, permitiendo el surgimiento de “Primaveras Árabes” y de nuevas formas de expresión y de liderazgo, especialmente entre los jóvenes del mundo.

•     La “velocidad” del cambio también ha sufrido una aceleración dramática en los últimos años. En nuestras cortas vidas hemos visto transcurrir cambios que antes tomaban décadas, siglos o incluso milenios. Como el Presidente Calderón de México declaró: “Mis días son muy largos, pero mis años son muy cortos!”

•     Los jóvenes, como los Global Shapers (la nueva comunidad de invitados al Foro, compuesto de jóvenes de 20 a 30 años), están mejor preparados para hacer frente a estas realidades, ya que se han criado en este mundo interconectado, y la capacidad de adaptación es más natural para ellos. Sin embargo, debemos esforzarnos para que todos puedan prosperar en este contexto.

•     En Centro América, el alto grado de penetración de las telecomunicaciones móviles, así como la enorme población joven representan una enorme oportunidad para tener una nueva generación de personas que pueden desenvolverse en este mundo conectado. Sin embargo, tenemos que poderles dar las herramientas, particularmente en educación, para que puedan aprovechar esta oportunidad, y no nos quedemos cada vez más rezagados.

2. En la medida que la balanza de poder del mundo cambia y se reordena, algunos países y regiones del mundo necesitan hacer frente a profundos desafíos ya sea para continuar con su éxito o para evitar el estancamiento.

•     El poder a nivel global está fluyendo de Occidente al Oriente, del Atlántico Norte al Pacífico y del Hemisferio Norte al Hemisferio Sur. Dónde se alinearán las piezas está por determinarse. Sin embargo, lo que es seguro es que el mundo ha pasado de ser unipolar o bi-polar, a ser multi-polar, y esta es una situación que está aquí para quedarse. Todos los países deben adaptar sus políticas de Estado, diplomáticas, comerciales y económicas en consecuencia.

•     Europa enfrenta una crisis de identidad profunda en la “Zona del Euro”. Este es un año crucial para la Comunidad Económica Europea. En los próximos meses vamos a conocer la suerte de Grecia, Portugal, y otros países con situaciones fiscales complicadas. Con la excepción de la posición más independiente de Gran Bretaña, parece que hay un sentimiento general de querer “más Europa”, según lo expresado por la Canciller Merkel. Sin embargo, este concepto pasa inevitablemente por una discusión sobre una unión de transferencias fiscales, además de la unión monetaria existente. El concepto de dinero de los contribuyentes europeos fluyendo de las economías más fuertes a las más débiles aún no ha probado ser una opción política viable. Sin embargo, la alternativa de dividir la UE y regresar a múltiples monedas, tampoco es una opción atractiva.

•     Las economías BRIC están dando saltos significativos hacia delante. En la medida que Brasil se convierte en la quinta economía más grande del mundo, por delante del Reino Unido, en mi opinión desplaza a la “R” en el término “BRIC” que se refería a Rusia, y lo deja sólo incluyendo a BRasil, India y China. Con alrededor de un tercio de la población del mundo, una cantidad significativa de recursos, y gran parte de la creciente demanda del futuro, para bien o para mal, nuestros destinos están entrelazados con los modelos de desarrollo de estos países. Cada uno de estos 3 países ha demostrado que sus logros pueden ser referentes para el mundo: China, con su mercado local emergente y creciente clase media como la historia de la mayor reducción de pobreza que ha conocido la humanidad; Brasil, con su historia de 10 años de éxito para reducir la pobreza y crecer económicamente, al mismo tiempo teniendo un mejor cuidado del medio ambiente; y la India, donde se mantiene el crecimiento, mientras operan la mayor democracia del mundo.

•     Los EEUU y otros países todavía están discutiendo y analizando cómo readecuarse y encontrar su lugar en un mundo más “equilibrado”. Los EEUU deben resolver su propio desequilibrio fiscal, así como el tema de su nivel de endeudamiento. A la vez, deben redireccionar sus esfuerzos para fortalecer la productividad, la competitividad y la innovación, que han sido las palancas que le permitieron llegar a su posición en el pasado. Sin embargo, la próxima elección será un desafío en términos de enfoque y en términos de lo que la dirección del país será a futuro.

•     ¿Será esta realmente la “década de América Latina”, como comenta Luis Alberto Moreno, Presidente del BID? El crecimiento económico sostenido, democracias estables, crecimiento de los mercados locales, la presidencia del G-20, e incluso la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos son razones para tener confianza en el futuro de América Latina durante la próxima década. El discurso el Presidente Calderón de México, así como el evento de cierre patrocinado por Brasil en Davos son declaraciones fuertes en esta dirección. Sin embargo, la región debe tener cuidado y no permitir que el exceso de confianza la ciegue del hecho que tiene que continuar con el fortalecimiento de sus instituciones, la integración de sus mercados, la mejora de la educación y la reducción de la desigualdad a fin de mantener esta tendencia. Esto sumado al crecimiento de los mercados internos y la diversificación de sus economías, como el Dr. Ricardo Hausmann sugiere, para no sufrir de la “enfermedad holandesa” o los efectos de un “frenazo” si los precios o la demanda de las materias primas caen.

•     En este mismo contexto, como región Centroamericana tenemos que afrontar una dura realidad: como países individuales NO EXISTIMOS en el contexto global. Tenemos que retomar urgentemente la agenda de integración económica regional para tener una escala y presencia mínima que nos permita posicionarnos y tener relevancia.

3. Tenemos que rediseñar nuestras normas actuales, las tendencias y estilos de vida con el fin de conseguir un equilibrio sostenible con la naturaleza, dentro de la sociedad y entre sociedades.

•     La tasa actual crecimiento en el consumo, en la generación de emisiones, y en el uso de energía y agua no es sostenible en el largo plazo. Mucho menos si somos optimistas sobre la posibilidad que muchas más personas alcancen mejores niveles de vida en el futuro cercano. Durante la última sesión de la Reunión, un panelista citó un estudio que sugiere que la civilización como la conocemos, no podría llegar al año 2100 a este ritmo.

•     Tenemos que ser innovadores en el desarrollo de soluciones para la prestación de servicios a la creciente población del mundo. Cada vez más, vemos “innovadores sociales” proponer nuevas formas para ofrecer educación, salud y otros servicios aprovechando la tecnología, los teléfonos móviles y la colaboración distribuída. Desde Felipe Vergara y Lumni ofreciendo oportunidades educativas en América Latina, al Profesor Muhammad Yunus como el padre de las instituciones de microcrédito, hasta el “Fab Lab” de MIT, que facilita formas innovadoras para diseñar y probar productos y soluciones. Tenemos la capacidad para resolver los problemas del mundo. ¿Vamos a permitir que lo logremos?

•     La próxima cumbre de Río+20 será crucial para redefinir los estándares y mecanismos de sostenibilidad ambiental para el futuro. Al mismo tiempo, en la medida que el 2015 se acerca, vamos a ser capaces de analizar los éxitos y los fracasos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El compromiso de los EEUU, de la UE y de otros países desarrollados con el medio ambiente y la sostenibilidad se pondrá a prueba en esta reunión, así como el liderazgo de Brasil y otros países.

•     Por último, también hemos visto que la tensión existente dentro de los países ha crecido en la medida que el acceso a la información y las comunicaciones aumentan, así como también con el aumento en las expectativas de la creciente clase media (en el norte de África con la “Primavera Árabe”, en Chile con los estudiantes, el movimiento de “ocupar XXX” en varias ciudades, etc). La tensión entre países o dentro de una región también sigue existiendo. Tal vez no soy tan cínico por ser esta mi primera visita a Davos, pero discusiones como la que se dio entre Shimon Peres y el Primer Ministro Palestino Fayyad, dan señas de esperanza de que este tipo de conflictos pueden ser resueltos en nuestras vidas.

4. Hay que innovar para lograr un desarrollo inclusivo en todo el mundo, y así permitir que exista igualdad de oportunidades para todos.

•     El mundo todavía tiene más de mil millones de personas sin electricidad, sin educación y debajo de la línea de pobreza. Desmond Tutu describió con elocuencia la diferencia entre la “equidad” y la “igualdad”. En su opinión, todos nacemos diferentes, y esta diversidad es maravillosa: no somos “iguales” en sí. Sin embargo, sí debe existir “equidad” en cuanto a una serie de oportunidades comunes a todos. Creo que la mayoría de la gente puede estar de acuerdo con este principio.

•     Ha habido mucha discusión últimamente acerca de la “redefinición del capitalismo” o la noción del “capitalismo de Estado” vs “capitalismo de mercado”. Tal como lo ha sido con otras discusiones, cualquier posición extrema no resultará en una situación equilibrada o sostenible. La participación cada vez mayor del Estado en la economía es un concepto muy delicado que puede resultar en caídas estrepitosas, ya sea por ineficiencias, corrupción, clientelismo o autoritarismo. Además, se señaló que la actual crisis mundial ha sido fuertemente relacionada con los mercados financieros y las instituciones financieras, no necesariamente con el sistema capitalista o con la economía de libre mercado en sí. En general, parece que hay un papel para que el Estado juegue en ciertos espacios que no están siendo satisfechos a través del mercado, así como la necesidad de regular ciertas industrias o servicios. Al mismo tiempo, las empresas deben reorientar sus indicadores de medición de desempeño para incluir la sostenibilidad, la creación de valor compartido y la preservación del medio ambiente como mediciones de éxito. No obstante todo lo discutido, parece que las economías de mercado están aquí para quedarse.

A nivel más personal, mi experiencia me mostró lo siguiente:

Más allá de los negocios, la política y las teorías académicas, lo más importante que podemos aprender y construir son las relaciones y amistades. Todas las personas en Davos estaban muy abiertos y comprometidos, y en un período muy corto de tiempo, se podía conectar profundamente con personas que comparten nuestros valores, intereses y sueños. Con el tiempo, estoy seguro de que estas relaciones resultarán ser uno de los aspectos más valiosos del Foro.

Siempre tendremos la opción de ver el vaso medio lleno o medio vacío, pero debemos darnos cuenta de que también tenemos la opción de añadir más agua al vaso, de desperdiciar menos agua, o incluso de rediseñar el vaso de modo que pueda estar más lleno. Hay personas que tienen una visión más cínica o negativa del mundo. Eso está bien y a todos se les permite su propia visión. Lo que no se vale es ser crítico y cínico sin ofrecer soluciones alternativas, viables y realistas a las que no coinciden con su forma de pensar. A veces nos quedamos atrapados en discusiones “suma cero” sobre el desarrollo y la reducción de la desigualdad. Tenemos que ser capaces de salir de nuestros modelos mentales y darnos cuenta de que la reducción del consumo o de los desperdicios puede ser una de las mejores maneras de “producir más” de algo, como en el caso de la energía. También podemos encontrar maneras de aumentar el “tamaño del pastel”, como lo está haciendo la banca móvil y muchas empresas que están atendiendo la base de la pirámide. Y, por último, podemos encontrar maneras de redefinir el problema a fin de encontrar soluciones que quizás nunca habíamos considerado.

Davos definitivamente no es el Monte Olimpo. Sin embargo, pese a su naturaleza elitista, es una plataforma invaluable que permite el diálogo y el intercambio de ideas entre las personas más influyentes del mundo, y sin lugar a dudas, el mundo es un lugar mejor gracias a espacios como este.

*Salvador Biguria
Guatemalteco – Young Global Leader 2011
Grupo Pantaleón

 

COMENTARIOS:

Hosting Uruguay