seorimícuaro
ÚLTIMA HORA ►

Sector inmobiliario apunta a futuros millonarios de Facebook

Jueves 2 de febrero, 2012.
 

Dos cámaras de televisión se alejan tras tomar unas imágenes del cartel con el símbolo del 'Me gusta' de la red social estadounidense Facebook en su sede en Menlo Park, California, este miércoles.

 

Sillicon Valley espera recibir a los “millonarios instantáneos” que podrían buscar cómo gastar su nueva riqueza y zambullirse en el sector inmobiliario de la zona.

Por: AFP

Ocho años después de que Mark Zuckerberg fundara la compañía en una habitación en la universidad de Harvard, Facebook presentó este miércoles su registro de entrada a la bolsa revelando que tiene previsto comercializar alrededor de US$5.000 millones en títulos.

No obstante, la compañía no informó la fecha prevista para esta operación.

Mientras Zuckerberg y otros ejecutivos de la firma llevan años beneficiándose de la empresa, la introducción en bolsa podría enriquecer ahora a gran parte de sus empleados de rangos bajos y medios.

Luego de que el registro de ingreso en bolsa batiera todos los récords para una empresa de economía virtual, los agentes inmobiliarios locales afirman que esperan que la operación impulse los ya altos precios de las viviendas en Sillicon Valley, cuando los nuevos millonarios del gigante de las redes sociales comiencen a comprar.

“Tendrá un gran efecto”, dijo Pierre Buljan, un agente inmobiliario de Silicon Valley especializado en jóvenes ejecutivos tecnológicos. “Creo que los 1.000 nuevos millonarios necesitarán un lugar donde vivir”, acotó.

Buljan dijo que su cliente típico a menudo busca “estructuras modernas de alta tecnología”, cerca del aeropuerto y en distritos cuyas escuelas tengan buena reputación.

“No les gustan las zonas donde solían vivir sus padres”, dijo.

Normalmente los clientes pagan en efectivo las casas que pueden costar entre 370 a 1.400 dólares por metro cuadrado.

La agente inmobiliaria Dawn Thomas dijo que ya está observando el aumento de precios de las viviendas en las urbanizaciones cercanas a la sede de Facebook en Menlo Park, una tendencia que la vendedora espera que continúe.

“Vamos a tener a un montón de millonarios instantáneos en la calle”, dijo.

Thomas describió a sus compradores como “muy, muy preocupados por el medio ambiente”, y dijo además que buscan hogares pequeños, bien equipados tecnológicamente con artículos de última generación y que hagan un uso eficiente de la energía.

No quieren las clásicas mansiones enormes que consumen demasiada energía, agregó.

No obstante, tanto Thomas como Buljan advirtieron que tomará un tiempo observar el efecto real del movimiento de Facebook.

En tanto, los propios ejecutivos de la red social podrían estar tomando medidas para evitar un aumento desenfrenado de precios que podría desatar otra burbuja inmobiliaria.

Buljan afirmó que ha oído decir que la compañía pidió a sus futuros empleados millonarios que se tomen un tiempo antes de comprar una nueva vivienda, para evitar que terminen compitiendo entre sí.

“Son muy jóvenes, de entre 20 y 30 años, y la verdad es que están recibiendo buenos consejos de parte de los ejecutivos de la compañía”, dijo Buljan. “No quieren que (la entrada en bolsa) resulte en que un montón de locos salgan de compras”, señaló.

Es una buena advertencia, concordó San Hamadeh, presidente de la firma de investigación financiera PrivCo.

Hamadeh explicó que los empleados normalmente comienzan a vender sus participaciones 180 días después de que la compañía entra en la bolsa.

Pero, dijo, también le recomendaría a los empleados que resistan a la tentación de contraer deudas contra sus participaciones inmediatamente después de que hayan pasado esos seis meses.

Con ofertas pasadas, “mucha gente ha quedado devastada por comprometerse a pagar grandes cuotas por sus viviendas” que luego no pudieron pagar cuando bajaron los precios de las acciones, señaló.

En cambio, según Hamadeh, los acciones deberían venderse lentamente, sin esperar que los precios aumenten indefinidamente.

“Cuando ellos comiencen a vender, todos los demás pueden comenzar a vender”, dijo Hamadeh. “Entre la entrada en bolsa y los seis meses subsiguientes, puede sorprender lo rápido que pueden hundirse las acciones a veces”, advirtió.

 

COMENTARIOS:

Hosting Uruguay